lunes, 14 de mayo de 2012

Frescas

Playa de Punta Umbría,un día de pleno verano en primavera. S. de ocho años y A. de nueve se han hecho amigas y como tales juegan sobre la arena. A. habla por los codos,ella misma lo dice,que su madre dice que habla demasiado;yo pienso que hasta puede que sea por eso por lo que la largan por ahí;su familia está dos sombrillas más abajo y no muestra síntomas de preocupación ni la llaman para merendar ni nada. Es graciosa,con pecas sobre la carita y lleva un moño mojado,parece una bailarina. S. es mi hija,a su lado parece más prudente pero yo sé que también tiene tela,se complementan a la perfección. Las tres nos hemos bañado juntas y la pequeñuela me ha dado más conversación que mi madre y una caterva de vecinas de Dos Hermanas juntas ,por lo que las he animado a jugar un ratito fuera mientras me consigo un dolalgial,como decía el gran Pepe Begines en aquella canción. Feliz por la recién aparecida compañera de juegos,decido tumbarme un poco para pensar en mis cosas. Hay un momento de silencio mientras manipulan muñequitas y bolas de arena y entonces A. pregunta: "¿Es tu padre?" (la imagino señalando al señor sentado debajo de la sombrilla que nos acompaña;él está leyendo el periódico y haciendo sudokus porque es de secano y así lo advirtió desde el principio). "No"-responde fresca S,la de ocho años-"es un amigo de mi madre,o su novio,no sé". "Ah"-dice A.(teniendo en cuenta que la familia de A. se protege del sol con una sombrilla con el logotipo de un programa de Interlobotomía,me pregunto qué pensarían de que la pequeña se esté relacionando con mi estirpe;)por si quedaba alguna duda,S. sigue explicando; "Mi padre está una isla,porque se separó de "ella"-con esto queda completada la descripción de la situación familiar,pienso yo;los detalles,vamos. Esta niña es que va mucho al detalle,no sé a quién se parece. Me quedo pasmada,pero decido no intervenir ni mirar,(hay que aclarar que tumbada como estoy no les veo los gestos). Mi amigo o novio,no sé,también se ha dado cuenta y quiere seguir el hilo. Ellas se quedan calladas otro ratín y luego hablan de nacionalidades. "Toda mi familia es de Sevilla"-dice A-"menos yo,que soy de la nueva generación y nací en Extremadura". "Yo tengo muchas partes";-dice S-"italiana por "ella" (parece que ya me llamo así,no le sale decir "mi madre"),también de Marruecos,sevillana y chicharrera". Parece que S. gana por goleada en cuanto a datos. Para entonces cada una habrá elaborado su imagen de la otra en función de la información recibida;pero no se juzgan ni se cohíben;pasan el rato sobre la arena y lo comparten todo;el resto de la tarde juegan en el agua hasta que las madres les "cortamos el rollo",según afirma S. muy seria mientras nos sacamos la sal en la ducha. También sentencia lo siguiente; "Ésta ha sido la mejor amiga que me ha salido en una playa". Sería muy largo contar aquí mis angustias y contradicciones de madre histérica,y no necesariamente divertido;también resulta tentador filosofar sobre la capacidad de los niños de cultivar simpatías de forma espontánea y provocar prejuicios ideológicos en sus respectivas familias;por eso no voy a escribir nada más, me conformaré con la frescura que me mostraron esas dos niñas que decidieron disfrutar de una tarde juntas en la playa,como dos efímeras hermanas. Se lo pasaron genial,aunque seguramente no volverán a verse nunca.

6 comentarios:

Nieves dijo...

Uf que recuerdos me has traido... Cuando ivamos a la playa en familia y mis hermanos y yo hacíamos amistades como locos, juntos o por separado y después presentavamos nuestra nueva amiga, de verdad que era total!!!

Me has hecho sonrreir con eso de la publicidad de esa cadena televisiva... pero hay alguien que se atreva alegremente a darle publicidad... madre mía...

Ah!! Yo también soy de secano... que expresión mas de aquí, me encanta!!!

Besitos :D

mariajesusparadela dijo...

Somos siempre los mayores los que "aportamos" la parte negativa. Los niños siempre se entienden.

Genín dijo...

Con lo que me gustaba la playa antes, pero hace años que hasta me fastidia, la verdad es qe no lo tengo claro porque lo cierto es que cuando vienen mis hijas, mis hermanos, a amigos, si ellos quieren nunca pongo problemas, es mas, hasta lo paso bién charlando, pero es que de no ser así, estar tumbado tanto rato, o sentado, no puedo tanto tiempo quieto, en el agua un rato, bien, pero enseguida me pasa como en la arena, me aburro, debe de ser la ancianidad...jajaja
Las niñas puede que se vean mas veces ¿No?
De todas maneras he disfrutado tu forma de describir la situación, deseando que durara mas...
Besos y salud

virgi dijo...

¡Imagínte el nivel de conversación si se ven unas cuantas veces más!
Besos pa' toda la family (me encanta imaginarte)

Tracy dijo...

Es impresionante la capacidad que tienen los niños para relacionarse, no la deberíamos perder nunca.
Por cierto, Reyes, gracias por felicitarme el día de mi cumple y que te quede claro que tú a mi blog nunca llegas tarde.

Francisco Espada dijo...

Los niños nos dan sorpresas; sorpresas nos dan los niños.
Los vemos pequeños y creemos que también tienen mentes pequeñas, pero eso no es la verdad y ven con mayor naturalidad de la que imaginamos.
Un abrazo, Reeyes.

Deseo

El deseo no es tan malo como dicen, no es bajo ni mezquino ni ruin, es un hálito de dioses que tenemos entre los bolsillos y que podemos...