domingo, 27 de mayo de 2012

Zona de confort

A riesgo de hacer una de esas entradas-lamento,escribiré hoy pensando en voz alta sobre mis propias vulnerabilidades. Hace tiempo ya que trato de combatir la inseguridad de lo propio al contacto con los otros,pero los palos de ver que los demás no son como yo siguen doliendo como cuando era pequeña;y cómo soy yo...ni mejor ni peor que algunos,bastante mejor que otros,peor que Vicente Ferrer o Eduardo Galeano.A veces repliego el chiringuito por puro cansancio y otras enarbolo la bandera de la insumisión,pero es como mi sangre,una cuestión de oleaje.Sin embargo me sigue "doliendo" la soberbia,la sobradía y el palurdismo de los que se mantienen apartados del estado de las cosas desde su zona de confort. Todo esto viene porque el pasado día 22,en el centro de Sevilla,volviendo de un caluroso paseo,me senté en un banco de madera (nuestra futura casa para muchos)mientras a mi alrededor estallaba el mundo en un par de manifestaciones cuyas banderas verdes y rojas saludaban la poca brisilla de la tarde bajo las palmeras;a mi espalda un grupo de tres personas adultas(dos mujeres y un hombre) y un niño chillón consumían su tiempito muerto como yo el mío,aunque en mi caso mi corazón se alegraba por el movimiento ciudadano y colorista mientras que para "ellos" aquello no era más que una fiesta del ruido. Al parecer habían quedado con un cuarto adulto que se retrasaba ,y al hablar por el móvil,el señor decía con sorna "Venga ,que nos van a dar una pancarta". Jeje,qué gracioso es el ideario de los que no piensan demasiado,si pudiera encontrarle alguna gracia a esto os juro que me partiría la caja aquí con vosotros en este blog,pero de verdad que no se la veo por ninguna parte. No sé qué sentido puede tener permanecer en la zona de confort observando cómo otros se mueven reclamando los derechos perdidos,como si una especie de señal el día de nuestro nacimiento nos hubiera hecho mejores,y convirtiera el hecho de protestar en un esfuerzo innecesario propio de gente de baja estofa,la soldadesca de toda la vida en comparación con los ciudadanos respetables que no arman jaleo jamás. Es muy habitual en gente "de bien" no promover bajo ningún concepto ninguna exigencia ante la injusticia social,pero sí les hace explicar una y otra vez en corrillos íntimos(y mientras enfrente les explota la indignación ciudadana)la teoría de las chaquetas de pana y cómo los rojos prefieren para sus hijos colegios privados;esas viejas deficiencias de las ideologías aplicadas a las personas que cuando son pobres piensan de una manera y cuando prosperan se vuelven fumadores de habanos,al parecer. Todos conocemos algún caso de involución en ese sentido;escritores,artistas,concejales,lo que sea,no digo que sea fácil resistirse al aburrimiento que produce tener dinero y poder gastarlo;humanos somos al fin y al cabo. ¿Pero? ¿Que exista la ablación de clítoris en algunos sitios del mundo hace inútil a la ginecología? Sigo sin entender qué hay de "salvable"en una persona que se expresa así acomodada en un banco público,ni siquiera desde una de esas tribunas del miedo que gustan de utilizar algunos ,(que ésas sí que están financiadas con su dinero oscuro ),sino desde la sencilla amplitud de una plaza en la que suena el pueblo cabreado. Desde la zona de confort el mundo es más sencillo y fácil de explicar ,y le dota a uno del carné de buen ciudadano,prudente y manso,debe ser eso lo que pasa. Que no haya pan en las calles no significa que en mi casa no se puedan comer pasteles,deben pensar,por citar otra vez a María Antonieta (muy citada en estos días). Sin embargo yo sigo viendo en esto una de las peores formas de ser un desgraciado,desde el punto de vista humano...uno de los peores ejemplos que se le pueden dar a un chiquillo,por ejemplo...la insolidaridad como actitud aprendida puede hacer más daño que otros tres mil años de represión católica...qué cosas se me ocurren,verdad?Hay que ver cómo me gusta exagerar. Sí,pensaréis,yo no participaba tampoco,esta vez no,llevo unos meses de poca lucha en la calle pero mucho pensar,puede que esté cansada,no sé;aun así no quiero soltar la esperanza porque sería como dejar que me borren el nombre a fuerza de miedo y desilusión. Dejar de creer sería como perder hasta el derecho de aposentar el culo sobre un banco de madera de la puerta Jerez ,una tarde de Mayo repleta de banderas agitándose con la brisa.

7 comentarios:

Marisa dijo...

Desde ese reposo,
desde ese sereno alejamiento
se reflexiona mejor
sobre lo que en el adentro escuece,
permite renovar energías
para volver con más vigor
a la lucha.

Muchos besos

Nieves dijo...

"Hay gente pa tó" Reyes, yo lo sabes bien.
Aquí hay mucho folclore y cachondeo y lo importante es que te den una pancarta para añadir mas diversión a la tarde reivindicativa.
Yo ando quemadita estos días con el tema BANKIA... eso de que le vayan a dar ese dinero brutal a un banco.. que ni siquiera se le vaya a devolver el dinero prestado... un dinero que tanta falta hace a un pueblo y se lo den a un banco... no se Reyes, no se hasta donde vamos a aguantar, cuando vamos a despertar este pueblo, ni indignados ni plataformas ni nada aquí hace falta ya que todos los españoles digamos HASTA AQUI!!!
En fin....
Un besazo :)
Que conste que te comprendo perfectamente.
Me encanta la cita

Genín dijo...

Mira corazón, no cabe la menor duda de que absolutamente todo lo que dices es cierto,lo ha sido y lo será sin remedio, y tendremos sentimientos y reacciones "tipo péndulo" porque somos así, nuestro famoso libre albedrío da paso a todo lo que magistralmente observas y relatas, es así, y seguiremos haciendo o mejor dicho tratando de hacer lo que nos complace, unos y otros.
En el Rocio, ahora mismo está lleno de todo tipo de humanos, y estando al lado de la aldea, yo estoy en mi ranchito escribiendo esto, leyéndote y ahora voy a regar...
No te irrites ni pierdas el animo, no merece la pena...
Besos y salud

Tracy dijo...

Comprendo tu indignación y me hago eco de ella, pero... si con la que está cayendo se lo toman a cachondeo una de dos oson gilipollas o están forraos y le viene bien la crisis. Loe demás tenemos que seguir tomando la calle y despertando conciencias si es que no están en estado catatónico.

Alice vio la luna... dijo...

Lo que a algunos de los que ven los toros desde la barrera se les olvida es que, de esta crisis nadie está exonerado: si todavía no les toca de pleno, les roza por los costados, les toca a gente próxima, a gente querida incluso. Nadie es dueño del futuro y siempre puede suceder que un buen día, el mundo se les deshaga por completo a los pies. No me extraña que te enerves con la frivolidad de algunos comentarios que se escuchan por la calle.

Sue dijo...

Lo importante es que la gente estemos unida por un bien común, da igual si te dan una pancarta o si la haces tú. Lo importante es el fondo, no la forma. Y seguir y resistir y que le den por culo a los que no se mueven. Hala, ya lo he dicho.

Besos.

Elysa dijo...

Pues mira me copio de Sue, es que lo ha dicho muy claro y mejor, pero más o menos es lo que te iba a soltar.

Besitos

48

Hace diez años tenía treinta y ocho, y se me ha olvidado qué estaba haciendo cuando calentaba la sartén del mediodía. Hace veinte te...