martes, 15 de junio de 2010

El mosquito hijo de puta


Cuando yo era pequeña y/o joven , solía matar a los mosquitos hijos de puta que me daban la noche .
Pero los tiempos cambian , los mosquitos evolucionan y la gente envejece .
Esta madrugada a eso de las 5 :07 me empezó a picar la cara intensamente , más o menos a la altura de la barbilla, donde crecen unos granitos provocados por el estrés, o la alimentación pérfida de los últimos tiempos;
coño, tengo que cuidarme, pensé , medio dormida.
Pero el picor insistió tanto que me hizo encender la luz, y en el espejo del baño el abultamiento de la zona me hizo comprender que había sido víctima de la picadura de un mosquito cabrón ( o cabrona , que al parecer los que pican son las hembras) .
Otro picor en la hectárea 67 lumbar me confirmó una nueva y dolorosa almohadilla en esa parte , o sea , que se había ensañado la aviadora .
Cabreada volví al cuarto y mis sospechas se confirmaron .
La muy .... sobrevolaba las rodillas de la niña , y la forma de rascarse sonámbula de ella entendí que no se había saciado conmigo.
Ay , eso no , cobarde y vil....chancleta en mano emprendí la caza , convirtiendo mis manos en ridículos molinillos de viento,pero no cayó.
La mosquita desapareció inteligentemente reapareciendo después con media lengua fuera .
A todo esto, la niña se había despertado con el despliegue de luces e improperios , y enseguida se unió a la fiesta.
Ya he dicho en ocasiones que ella es un poco masai, se despierta en tres segundos y de repente suelta una parrafada que te quedas clavao ; (no importa la hora);
en este caso fue algo así ;
"Sí ,amítambiénmehapicaodosvecesunaenlarodillayotraenelmuslito..."
Ni siquiera mi coraje de madre selvática pudo hacer justicia.
En otros tiempos mis ojos se reducían al tamaño vietnamita y me camuflaba en el blanco de la pared para saltar sobre el enemigo y ver con una mezcla de placer y asco cómo se espachurraba la sangre, que era la mía , al golpetazo certero de una zapatilla.
Ahora he perdido facultades .
O los mosquitos han subido al trono o han traído a sus primos africanos ,porque aquella mamona desaparecía en cuanto encendía la luz y zumbaba en la oscuridad ;
hasta volvió a picarme otra vez, en el colmo de la desfachatez.
Medio asfixiadas por el insecticida verde Hogar , dieron las 7:20 sin haber podido acabar con ella .
Supongo que habrá muerto bañada por esa sustancia tóxica que casi nos mata a nosotras también .
Y es que ya os digo;
todas las especies evolucionan .
Los mosquitos se hacen más listos y la visión nocturna se empobrece .

9 comentarios:

Elvira dijo...

Ah, y ese zumbido en la oreja es casi tan irritante como las picadas. ¿Has probado el caharro ése que se enchufa? Yo es que no puedo soportar los insecticidas.

Besos

Lila dijo...

Bravo!!!! Esa es mí escritora...

BB dijo...

Reyes, es que no se puede con ellos, criatura,
son legiones con una capacidad de renovarse que no termina, sino con nosotros.
Todavías estáis vivas después de tanto insecticida, tú y Selene? Porque ellos, escondidos en algún lugar, se ríen con la hemoglobina al l00%, dispuestos a atacar, nuevamente.
Besos rasquiñosos
BB

añil dijo...

¿tu has probado a convencerlos por las buenas?

Eres la leche, hasta un picotazo de mosquito es una aventura.

Besos a ambas (la niña y tu, para la mosquita una esquela)

virgi dijo...

A mí me hacen un colador, los persigo al fin del mundo.
Pero con los inventos modernos de lucecitas y demás, estoy bastante protegida.
Peor son los moscones en persona...

Besitos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Toco madera... toco madera, después de la que me dieron el año pasado: toco madera... ¡toco madera! Claro, que no he asomado las narices fuera de mi casa; de una casa protegida a cal y canto con tela mosquitera en todas las ventanas. Espero que no reparen en mi presencia, que no me persigan, que no me acribillen como lo hicieron el veranito de marras anterior. Espero que sean mosquitos/as nuevos/as (que sí, que no hay duda, que son las mosquitas; pero para estar a la altura de las moderneces) y que no se pasen la clientela genéticamente, porque lo del año pasado, literalmente fue: morir en Abisinia.

Suerte para las dos y besos.

Isabel dijo...

A mi me salvan las pastillas que se ponen en el enchufe. Y los murciélagos, son su bocado preferido.

Besos

Sue dijo...

Jajajaj!

Siempre fui blanco de los mosquitos y de pequeña me caracterizaba por mi vestido color canela con pintas rojas (useasé picotazos) que no me quitaba en todo el verano. Decían eso de "tienes la sangre dulce" y se quedaban tan anchos.
Ahora me pican menos, así que sebe ser que se me ha agriado la sangre, o quizás es que los mosquitos no huelen la sangre sino el aliento (o eso leí).
Y sí, las que pican son las hembras pq necesitan alimentarse para incubar los huevos en su abdómen.
Putas.

El mejor remedio que yo he encontrado es:
Un vasito de vinagre en cada ventana y un enchufe antimosquitos en cada estancia.
No falla.

Y si falla es que tienes la sangre muy dulce nena (y tu nena tb :)

Reyes dijo...

GRACIAS A TODOS por comentar , a los que me habéis dicho lo de las pastillitas pues sí, yo también las uso pero me quedé sin ellas, error imperdonable que no volverá a pasar.


Besitos a todos.

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...