viernes, 18 de junio de 2010

Saramago se va


Hoy es el día en que Saramago se ha ido a los 87 años .
Sobrarán las necrológicas , las notas de prensa y las recopilaciones .
También las viejas ideas desdramatizantes de los no mitómanos , pero yo siempre lo he admirado y soy algo mitómana por naturaleza, así que escribiré brevemente para decir cuánto lo siento .
Cuando a uno le brilla el coco como a él le brillaba ,es natural quitarse el sombrero delante del cadáver y sentir congoja por quien hizo nacer cientos de ríos de palabras , muy elaborados algunos, otros menos , pero siempre excelentes.
Yo no soy erudita ni poseo paladar literario, porque me aburren Borges , Proust y otros pesos pesados de la literatura universal cuyo nombre pronunciado hacen que se encojan los esfínteres de respeto y veneración , (el único de los solemnes que me cae bien , es como sabéis , Cervantes , porque estuvo agobiado casi toda su vida) , sin embargo me atrae poderosamente Saramago más por su creación (las novelas creo haberlas leído todas , aparte de dos cuadernos de Lanzarote ) por su persona .
Y vuelvo a confundir persona con escritor, ya sé que no son lo mismo .
Me refiero a la capacidad de decir cosas aparentemente simples con cuatro palabras y dejar al personal con las patas colgando, en un mundo hipócrita por definición .
Y esto sí era algo característico de su narrativa , el reto continuo de ir más allá cuando quería ser complejo ("Ensayo de la ceguera " "Todos los nombres ") o humorístico ("El viaje del elefante ").
Una carrera literaria tardía , una infancia pobre y el desempeño de muchos y variados oficios para mí forjan este tipo de agudeza que admiro en alguien ,este tipo de creador que antes de ponerse a moñear con palabras escritas ha estado en el mundo; da igual si se es autor o cantante de ópera ,pero da la casualidad de que los que escribimos ( una legión , y cada uno con su altarcillo ) necesitamos especialmente las vivencias y el sentido crítico para diferenciarnos del resto de los bufones de la corte .
Saramago era un ilustre ateo , escritor, pensador, crítico y vecino de isla.
Aparecía siempre tan calmado, tan poca cosa, soltando aquellas andanadas criticando lo mismo el trato a los inmigrantes que las peleas entre los vecinos del Hierro por sus diferencias a la hora de decidir quién llevaría a la Virgen , (calificada por él como "trozo de madera" , lo que le valió no pocas enemistades) , que a mí me parecía valiente .
Hubo un tiempo en que tenía en la cabeza un glosario de frases a él atribuidas , algunas se las oí directamente , otras quién sabe si de verdad las dijo o escribió .
En cualquier caso nunca me decepcionaron sus palabras escépticas o tiernas según los vientos del mundo que podía oír desde su balcón .
Siempre hizo lo que creyó que debía hacer , como pasarse a ver a Aminatu Haidar o visibilizar a un grupo de refugiados.
Humildemente pienso que ésa es la esencia de un escritor al que no le basta haber conseguido un buen sillón y una pléyade de lectores .
Intentar hacer pensar a la gente ,aunque sea para provocar críticas, es un buen objetivo desde un punto de vista estrictamente humano .
Y además, qué carajo;
que yo tengo mis altares como todo el mundo y Saramago era el presidente honorario ; ahora ha dejado un hueco muy feo y me sobra una vela.
Con la falta que hace gente así en este mundo de lobos.
Descanse en paz y ojalá que haya visto que sí, que después de todo , había un Dios esperando .
En este caso, esperando para que le firme uno de sus libros.

5 comentarios:

Isabel dijo...

Con la falta que hacen muchos como él. Es verdad, Reyes querida, le has dedicado una hermosa semblanza, estoy de acuerdo contigo.
No se irá del todo si lo seguimos releyendo.

Besos

Miguel Baquero dijo...

Te debo a ti el haber leído "El viaje del elefante" después de una serie de libros con los que no acabé de conectar. Un gran libro pero, por encima de todo, me parecía un escritor sensato y coherente

añil dijo...

Llegó su momento y nos ha dejado un tesoro que no se llevará el tiempo.
¿Dios?, ya lo llevaba dentro, cómo si no se puede dar tanto a los demás.

Un beso

NáN dijo...

Un hombre excepcional, en su oficio y en su esfera social (la esfera de los afectos es privada).

Como escritor, expandió la lengua. Es lo que tiene que hacer un escritor, para que todos aprendamos a decir lo que no sabíamos decir.

Como persona social, pensó el mundo, lo estudió y tomó partido.

Su excepcionalidad no vale como excusa para que nuestra mediocridad no haga nada. Las grandes voces explican y convocan, pero la responsabilidad de lo que pasa es de las pequeñas.

Investigar, pensar, tomar partido es una obligación de todos.

Sue dijo...

Un escritor coherente y valiente, como ya han dicho por ahí. Un hombre que no tenía demasiada fe en la raza humana, pero que, aún así, no se cansó de luchar. Ni tampoco tenía miedo de decir lo que pensaba o no creía. ¿Por qué habría de tenerlo? Un portugués tranquilo y discreto, pero combativo.
Estoy con NáN: "Su excepcionalidad no vale como excusa para que nuestra mediocridad no haga nada". El espíritu de los que viven y luchan tiene que heredarse de unos a otros, no puede morir. No debe morir.

Esté donde esté (cada uno creerá que está en un lugar) su obra siempre estará con nosotros. Su legado ahora nos pertenece. Cuidémoslo.

Cazorla (II)

A mediodía del 2 de junio de 1694,una gran tormenta, que sería conocida por las generaciones  cazorleñas posteriores como "e...