miércoles, 3 de noviembre de 2010

El fantasmita del amante


Cuando yo era pequeña
conocía todos los misterios
aunque pasara por la casa con mi cara de boba
sin romper platos ni matar moscas
evitando las crueldades de mi especie .
Ahora que soy grande aún atravieso los cuartos
con la misma cara boba y el corazón encendido
practico la magia de las almas luminosas
aunque con poco éxito;
con cien mil luciérnagas apenas alumbro
las buenas intenciones nunca son suficientes
está tan oscuro ahí fuera
está oscuro y hace tanto frío
pero mira , lo bueno que tengo
antes , ahora y supongo que siempre
es que pase lo que pase
no me rindo.
Si me ves una noche a los pies de tu cama
no grites ni llores ni digas pavadas
soy un fantasma bueno , casi el mismo de antes
no me dés importancia
piensa que sólo he venido a dar una vuelta
por culpa de la nostalgia
a recordar cómo huelen
tus sábanas perfumadas .

5 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Precioso. ¿Qué más llamativo para un fantasma que las sábanas? Jo, y perfumadas...

Isabel dijo...

Un fantasma bueno y no el de la coplilla "Ay, mamaíta mía..."
Eso eres y con esa fuerza llegarás, ya lo verás.

Abrazos.

añil dijo...

Menuda colección de fantasmas tengo yo en casa.

Bromas aparte, a veces sí que me gustaría tener aquí uno en concreto.

Besos

Rodrigo D. Granados dijo...

Para fantasmas: Lúzbel Guerrero; si quiere le paso su mail

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Reyes:
Siempre he vivido entre fantasmas, espíritus y demás. En mi casa, los espíritus familiares acostumbran a recorrer la casa cuando todos duermen, para limpiar de malas energias a los durmientes. A veces se dejan ver. Con esto te digo que puedes venir al pie de mi cama, que no me darás un susto, sino una gran alegría.
Bello poema. Besitos:
Tadeo

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...