miércoles, 12 de enero de 2011

Amasar el pan


Cuando me despierto, sobre todo si no he dormido bien , o tengo que madrugar , me vienen ideas tristes y pesarosas sobre la vida , tan corta .
Sobre las cosas que haré a lo largo del día y que no me gustan .
Sobre el pasado y las pérdidas.
A menudo todo me parece una especie de pesadilla, sobre todo cuando atravieso épocas de rutina laboral ; la mañana se abre paso a duras penas en mi cerebro aterrorizado .
Esto ha sido así desde hace veinte años, puede que desde siempre.
Sin embargo lucho , discuto conmigo misma para que el cuerpo quiera salir de la cama , incluso para ir a sitios poco estimulantes.
Me he dado cuenta de que esto de despertar es como amasar pan .
Una pequeña lucha en la que aprietas con los dedos una masa informe hasta que consigues la forma que deseas.
No hay pan que no haya sido trabajado , amasado, horneado.
No puedes quedarte con la harina informe, mojada y torpe , de las ideas primitivas que a una la acosan al abrir los ojos;
hay que conseguir un pan comestible.

16 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Bueno, a la mayoría de la gente le ocurre eso, no?
A mí no, me despierto de muy buen humor aunque por desgracia va desapareciendo a medida que voy viendo gente.

Besos.

TriniReina dijo...

Desde hace un tiempo, he de pensar en algún motivo para levantarme, antes de sacar los pies de bajo las sábanas. Hubo una época, cuando mi enfermedad, que me pasaba más de una hora pensando la razón para echarme abajo de la cama. A veces,ordenar un armario era el motivo... Ya ves, en las luchas hay que agarrarse a cualquier cosa para sobrevivir, eso si queremos hacerlo. Amasar pan no me parece mala idea.

Besos

Fran dijo...

Cuesta mucho en efecto amasar el pan de cada día, reyes. Yo ahora me he vuelto hornero de la rutina, escritor de la paciencia. Ya me cuentas, a ver si aprendo de ti.

besos

Sue dijo...

Yo suelo despertar de buen humor, pero me dura unos instantes: el tiempo que tardo en averiguar para qué he despertado.
Cuando llego al cadalso es aún peor.
Y mira que me gusta el pan, eh, pero no hay forma.

Reyes, no dejes que la rutina te mate.

Un beso sorpresa.

iris dijo...

Querida Reyes, me encanta el pan recien hecho por las mañanas, piensa en el olor del pan calentito y te ayudará a levantarte.Por cierto, te quería comentar algo, anoche mientras intentaba coger el sueño me viniste a la mente y pensé que podrías dedicarte al oficio de contar cuentos,oséa :"Cuentacuentos". Sería un curro extra y funciona muy bien en las librerias infantiles, incluso en teterias he visto cuentacuentos. No sé piensatelo, me vino la idea y por eso te la cuento. Besos y mucha suerte en la vida...y fuerzas.

mariajesusparadela dijo...

Nunca acabaré de agradecerle a la vida tener un trabajo que me encanta y entrar en el siempre "con la sonrisa puesta"

NáN dijo...

Joo, qué ideaca Iris.

Con la voz que tienes, deberías estructurar y proponer un programa de radio en el que durante 15 minutos contaras un cuento al día. Junto con ello, contar cuentos los sábados por la mañana en una librería. ¡¡Iba a ser un exitazo!! En la revista Orsai, hay un artículo utilísimo de Natalia Mendez, experta en cuentos infantiles. Solo 10.080 privilegiados del mundo hispano, que nos suscribimos al primer número antes de diciembre, pero como no podía ser de otro modo en una revista así, desde el 16 de enero todos los artículos estarán en PDFs gratuitos desde el 16 de enero. Ese día te mando el link para que lo leas.

¿Casualmente? estoy escribiendo para el taller un relato que coincide mucho con tu estado de ánimo. Se titula "Cómo hacer que quieras lo que quieres hacer". Dentro de 10 0 15 días lo colgaré en mi blog.

Besos de pan reciente

NáN dijo...

Cambiar
Solo 10.080 privilegiados del mundo hispano, que nos suscribimos al primer número antes de diciembre, pero
Por
Solo 10.080 privilegiados del mundo hispano, que nos suscribimos al primer número antes de diciembre, la tenemos en papel, pero

NáN dijo...

De momento, léete esto:
http://www.madridentrelineas.com/?p=269

Por cierto, colaboro en esta web sobre madrí.

José Núñez de Cela dijo...

Despertarse con ánimo o apesadumbrado depende de muchas cosas (qué te voy a contar!) de cómo has dormido, de cómo te has acostado, de cómo fue el dia anterior, de lo que esperamos que suceda a partir de ese (fatídico) momento)... Normalmente nos espera una rutina que nos parece impuesta pero que, en la mayor parte de los casos, nosotros hemos construido o ayudado a construir. Es imposible abordar todos los días de una manera optimista y alegre, pero, creo, que podemos, al menos intentar, reconstruir nuestras rutinas para modificarlas paso a paso en el sentido que nos interese o de la manera que nos haga sentir algo mejor.
En cualquier caso, se trata de vivir cada día y para eso escribir ayuda! (y leer y ....)

Saludos y ánimo

Sue dijo...

A propósito de la "ideaca" de Iris ampliada por NáN, te paso el enlace de Nelson Calderón, un cuentacuentos profesional que descubrí la madrugada del miércoles (insomnio). Al tío le va muy bien y sus cuentos son estupendos.

Un beso.

Nieves LM dijo...

Reyes y te da tiempo de pensar todo eso? además cosas tristes? Me ha encantado la idea de amasar un pan comestible, no lo olvides nunca.
Si te animas a lo del cuentacuen ya nos avisarás para ir a verte. Besos.

virgi dijo...

Yo me despierto con la ilu casi cada día.
Ya la vida se encarga después de quitármela.
:) :) :)

Reyes dijo...

QUERIDOS TODOS;
he dicho que tiene que ver con el trabajo , pero recuerdo sentirme así desde bien joven ; con todo no soy una persona triste , más bien me gusta hacer reír ; mis rachas son moderadas tirando a débiles , y creo que es un carácter de tipo melancólico que como dice Toro, le pasa a mucha gente ; cuando tenía 15 años pensaba mucho en la muerte y un articulo decía que esa era un síntoma de superdotación; (jaja) un día viendo la peli doctor Zhivago me di cuenta de que pensar en ello no era nada grave, tan sólo es una obsesión frecuente en aquellos que están vivos y hacen películas, libros o se preguntan cosas; otra vez leí a alguien que decía que " como buen andaluz pensaba mucho en la muerte , asi que es una mezcla de carácter y origen ;así que no sé yo si de cuentacuentos me iría bien .
(gracias Iris y Nán y Sue ) .
Bueno, miento .
Sé que me iría bien , y me ha hecho gracia porque este verano justo antes de irme a Tenerife estuve hablando con mi amiga O. para montar una empresilla de entretenimiento infantil; he visto trabajar a gente haciéndolo y modestia aparte , (porque es duro trabajar con enanos gritones que ni puto caso te hacen ) creo que tengo una forma más divertida y fluida de escenificar historias .
Y sobre todo la voz, claro , que no es potente ni nada , pero suena agradable , como de hada madrina .
Sí, lo haría bien .
Pero creo que será mejor trabajar con gente que ya lo esté haciendo , yo sola no me veo cargando con el castillo de cartón piedra y los títeres.
UN BESO A TODOS .
Seguiré vuestras recomendaciones, Nán , Sue y todos y todas .
Y lo compartiré , como siempre.
En cuanto a lo otro , como digo, hay formas de ser .
Creo que esos sentimientos de desolación me vienen de otras vidas , y sólo puedo evitarlos para seguir viviendo ,pero no desterrarlos.
Puede que sean útiles para escribir.
Más besos .

Isabel dijo...

Para amasar algo hay que contar con una buena materia prima y tú la tienes de sobras, por tanto, el resultado ha de ser superior.

Besos.

NáN dijo...

No hacen falta cargar con castillos de cartón piedra. Una cuenta cuentos coge el cuento en la mano, para que los niños sepan que es un libro y vean la portada, y lo cuenta con su propia voz. Teatralmente, pero sin pasarse. No debe llevar ningún disfraz ni atrezzo, como no lo llevan los padres que se acercan a la cama y se lo cuentan a un niño.

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??