viernes, 22 de noviembre de 2013

La buena educación

El otro día ciertos participantes babosos de un debate televisivo consiguieron hacerme dudar acerca de la legitimidad de usar una chancleta en un parlamento.

Esta semana una tira del Jueves lo explica perfectamente,diáfano.(pondré al autor,y si la escaneo,la tira).

De tal manera que al final ,lo que parece sentado es que la desesperación es una dama bastante maleducada y que los gestos de mal gusto no son comprendidos nunca por aquellos que sienten los problemas como algo lejano;

es como esa mala costumbre que tienen los desesperados que saltan la valla de Melilla de ponerlo todo perdido de sangre,joder.

Qué les habrá dado a esos negros para ensuciarlo todo de esa manera,en vez de solicitar pacientemente y por escrito entrar en un país de forma civilizada,con su visado,su Samsonite y su muda limpia,como Dios manda.

"Disculpe,por favor,¿podría usted poner aquí el cuello,señor X,sobre este delicado almohadón de seda china? Es para que la guillotina cercene rápidamente su delicado cuello;no patalee ni gima,señor,por favor demuestre usted entereza ; componga ese gesto avinagrado y dé usted ejemplo de hombría y de educación,que hay gente mirando."

Quizá,como dicen en el Jueves,éste es el nivel al que estamos llegando.

La pregunta es; ¿Lo merecemos?

5 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

No, Reyes, no lo merecemos.
Nadie se merece tanta corrupción, inoperancia, mentira y abuso.

Tracy dijo...

Merecerlo no, pero contribuir a ello quedándonos quietos... quizás estemos contribuyendo a ello.

Maripaz dijo...

Por supuesto que no lo merecemos, pero como Tranci, opino que quizá estemos contribuyendo a ello.

Genín dijo...

No, por supuesto que no nos lo merecemos, aunque hay quien dice que los políticos salen de una sociedad a la que todos pertenecemos, si lo miramos así, estamos jodidos... :(
Besos y salud

Francisco Espada dijo...

Es vergonzoso lo que estamos haciendo con la hambruna de los esquilmados por la naturaleza y por el hombre. No hay forma de hacer un coto contra el hambre y es una medida denigrante para el ser humano que debe ser rechazada por todos. ¡Encima van y le ponen a las cuchillas mutilantes nombre musical!

Verdades

Hay ateos bañándose en la sangre de Dios y creyentes que ya están en el infierno. Sé por qué beben tanto los poetas es porque no saben qu...