martes, 19 de noviembre de 2013

Sombrerito de paja's affaires





Creo que si no fuera como soy,no sería nada,se dijo la hoja de árbol joven,aún verde,brotando en la superficie rugosa de la rama.

Y se dijo lo mismo cuando ya estaba vieja,amarillenta y crujiente.

Así,igual que la hoja,una mujer de mediana edad que nunca será mayor se asoma al espejo,la cara más reseca que los pies de Kung Fú,que según mi padre era una metáfora perfecta de los agarraos, los que "se gastan menos que K.F. en zapatos"...pues eso,decía,esa mujer se mira y sabe que sólo es posible la marea,hay bajamar y altamar y corrientes medianas,que son las menos,pero siempre la marea.

Creo que si no estuviera en el fondo a menudo no podría subir nunca a la superficie,creo que si no tuviera mis festivales de pensamientos sombríos jamás podría amar la vida como lo hago,creo que es inevitable sentir a veces que no tiene nada que ofrecerme y otras sorprenderme en el sentimiento o la convicción de no ser más que una aprendiz.

Ay,me digo,ojalá,ojalá pudiera volver a nacer,resetearme,poner el contador a cero,y enseguida me digo,¿pero acaso no es eso lo que hacemos cada mañana?

Me parece que es necesario olvidarse ya de los cuentos de Calleja,que suelen ser callejones sin salida.

Estos días he pensado mucho en mi forma de afrontar las cosas,de pensarlas y agobiarme,de empujar el carrito de los juguetes con todas mis cargas mentales de un sitio a otro,lo que sin duda me hace enfermar, como dicen que también lo hacen el hábito de la crítica y el prejuicio.

He intentado alcanzar decisiones que me lleven a una mejor way of life, porque la vida de mierda por sí misma, tan sola, tan literaria ella,tan propia del valle de lágrimas,nunca me gustó,aunque yo venga de una familia procedente del monte Calvario.

Y sin embargo,esta mañana, al ver que mi rostro empezaba a tener mejor aspecto,me he dicho sencillamente que jamás podría mejorar si no empeoro continuamente.

Que quizá mi condición sea la de sombrerito de paja que sin embargo resiste todas las tormentas.

5 comentarios:

Genín dijo...

Claro guapa, si tu ya lo sabes, la vida consta de eso, de los dientes de sierra en los sentimientos, en como nos sentimos, nos vemos, nos aguantamos...
Lo malo que viviendo en pareja, llega un momento que ya no aguantamos los dientes de sierra y mucho menos los del enemigo, ni ese aguanta los nuestros, así que a tomar por culo, ni dientes ni nada, vida plana, se pasa fatal, pero un día, después de haber estado tan jodido, te sientes tan bien que no quieres saber nada de parejas ni leches, ya se sabe, lo dicho, los dientes de sierra... :))
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

Más o menos,todos vamos así.

Tracy dijo...

Jamás he deseado volver hacia atrás o volver a nacer, ¿quién me asegura que esa segunda vida no sería peor que esta que estoy viviendo?

Francisco Espada dijo...

La vida no es una línea recta, ni siquiera un camino ascendente siempre progresivo como nos habían hecho creer. Precisamente tocar fondo es lo que nos saca del cauce. ¡Ánimo, Reyes, tú puedes y te lo mereces!
Un beso.

virgi dijo...

Fuerza, humor, viveza, ternura...tiene de sobra para sortear las tormentas.
Bien que lo sé.
Besitos

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??