sábado, 2 de noviembre de 2013

La granja que puede cambiar pequeñas cosas

Esta foto es el final feliz de una de las numerosas campañas de Change.

Me llegan a pares cada semana y algunas las firmo y otras no.

A veces me parecen muy justas las peticiones,otras un poco más chorras,pero suelo firmar.

Hace unos días el caso de esta niña con cardiopatía congénita me conmovió porque una importante aseguradora no accedía a

meterla en el seguro médico de la familia.

Me hizo pensar en aquel teleoperador que en cierta ocasión me vendía un seguro de salud y cuando le dije que sí (por

aburrimiento,porque no era caro,porque vino a través de mis compras en Cutrefour),al ir a rellenar el formulario y decirle

yo lo de mi 33% de minusvalía reconocida,ya no me lo quiso hacer.

No tuve fuerzas ni ganas de decirle que era un tema de espalda,que no he ido al médico más de diez o doce veces en

veinte años,que no me gusta tomar medicinas (o no me gustaba en ese momento,estoy descubriendo los psicotrópicos legales

que permite o financia este sistema maravillloso),simplemente le colgué,aunque no me pareció justo.

Son cuadriculados,no hay perfiles,si eres una gallinita con tara previa te quedas sin cobertura,que digo yo que una cosa

es buscar la rentabilidad y evitar enfermos crónicos que ya lo fueran de antes y otra estudiar bien a la persona.

En el caso de esta nena la discriminación y la falta de interés ,aparte de humanidad,estaba clara.

Por haber nacido con esa cardiopatía la excluían de la póliza.

Al final un montón de firmas de ovejas sanas o no tanto pero solidarizadas con Valeria pusieron la cara colorá a la

compañía que ha reconsiderado su actitud,acabo de recibir el boletín.

A partir de ahora sólo contabilizaré las pequeñas victorias.



3 comentarios:

Genín dijo...

¡Jo!
Cuanto tiempo sin verte... :))
Besos y salud

Reyes dijo...

Genín porque no tienes facebook,allí es donde más por culo doy ahora...(en el sentido coloquial andalú de trastear,bichear y cagar pequeñas y grandes ideas...)
Pero volveré a hacer lo mismo por aquí,le estoy pillando el gusto a poner lo que me sale de las sartenes.
Me estoy volviendo amanecista.
Un beso.Y siempre bienvenido.

mariajesusparadela dijo...

Me alegra que vuelvas al blog: cada cosa tiene su puntito y no son excluyentes.
Y, sí: lo mejor es contar la vida en cada pequeña victoria cotidiana.

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??