martes, 5 de noviembre de 2013

Viñetas



Yo también fui obrera de fábrica.

Tengo para contar historias de ésas que gustan a los que leen libros y conservan las manos suaves toda su vida.

Otra cosa es que lo haga.

Que no soy Miguel Delibes,ni de lejos.

10 comentarios:

Genín dijo...

jajajaja Hola obrera proletaria :))
Besos y salud

Emilio Manuel dijo...

Las obreras no tienen tiempo de ordenar la casa. Me gustaría escuchar esas historias, soy de los que tenia las manos suaves aunque me he considerado un obrero del ordenador y del papel.

Un abrazo.

Francisco Espada dijo...

¡Ánimo, tienes mucho que contar!
Un beso

Isabel dijo...

Lo harás porque el gusanillo de la escritura no se acaba.
Y, además, cuando seamos viejitas y no nos podamos mover ¿qué mejor actividad que la escritura?
Así no daremos la lata contando batallitas que nadie quiere escuchar, jejeje

Besos

Nieves dijo...

;D jJAJAJAJjaja
que cosas se te ocurren Reyes!!!

Aquí estaré junto con todos los demás esperando esas cosillas que nos cuentas.

Mil besos amiga ;)

mariajesusparadela dijo...

Muy bueno.

NáN dijo...

¡Anda que no me he cortado las yemas de los dedos pasando páginas!

Tracy dijo...

Cuenta... cuenta....

Sue dijo...

Yo quiero saber!

virgi dijo...

Ocurrencias no te faltan, ni sentido del humor y escritura atractiva tampoco.
Pues...¡manos a la obra!
Y con besos besos besos

Deseo

El deseo no es tan malo como dicen, no es bajo ni mezquino ni ruin, es un hálito de dioses que tenemos entre los bolsillos y que podemos...