viernes, 2 de septiembre de 2011

Amor eterno (Concurso Paradela)

Hay una leyenda japonesa , la de Urashima Taro , en la que un pescador salva a una tortuga a la que unos niños están martirizando ; más tarde el pescador es recompensado por la tortuga , que resulta ser la princesa del mar,de tal modo que lo lleva a recorrer las maravillas del fondo marino en señal de gratitud; cuando el pescador vuelve a la superficie, ve aterrado que mientras que para él ha sido un corto y fascinante paseo , en tierra han pasado años ; cuando vuelve su casa ya no es su casa y su anciana madre ya no existe.
Esta fábula me encantaba , me la leía una y otra vez , siempre que Inés me dejaba en paz;desde que nos casamos tenía que esconderme de ella para hacer lo que me gustaba , que en realidad eran muy pocas cosas; fumar desde luego no , porque notaba en mi ropa el olor del tabaco y podía llegar a ostiarme ; beber , muy poco y con Nicolás , su propio hermano y cuñado mío que la odiaba casi tanto como yo;( no fueron pocos los amaneceres que nos dieron al fresco poniéndola a caer de un burro por esa carota de guardia civil y esa mala leche , cada vez que echaba de casa a uno de los dos; casi siempre a mí, que era el que estaba casado con ella, claro).
Nicolás vivía cerca , y resultó ser mi mejor apoyo en aquellos años de calvario.
Me casé con Inés porque ella me lo pidió, y pensé que para un mozo de treintaicinco más bien de pocas luces,escasa tierra y talla baja no habría muchas más ocasiones de conseguir mujer ; ya se sabe , las cosas de los pueblos chicos.
Me equivoqué, claro, porque catarla la caté poco , que sólo al principio me dio caramelos ; apenas pude aprender el arte de los cuerpos femeninos , con sus cuevas llenas de secretos y todas esas cosas que sólo sabía por los libros ;porque ella luego se dejó crecer pelo por todas partes y ya no hubo dónde explorar ; empezó el adiestramiento doméstico con "no dejes esto aquí " , "no pises por allá" "a ver cuándo espabilas " y los consabidos "en qué estaría pensando yo".
En consecuencia mi nabiza se fue secando , secando, como una amapola sin raíz ; yo creo que durante un tiempo me dieron calambres pero luego nada , pálido y amarillo quedó el artefacto que dicen que tan bien les funciona a otros que hasta les sirve de cerebro .A todo se hace uno.
Claro que así no vinieron hijos , qué iban a venir , si desde el otro lado alguno asomó la nariz prefirió quedarse donde estaba .Más vale limbo en mano que pueblo español volando, debieron pensar .
En el bar la gente callaba cuando me veían entrar , hay seres inocentes como tortugas y yo era uno de éstos, uno de los que piensan que si eres bueno, sencillamente bueno, nadie tiene por qué hablar mal de ti .
Mentira ,al saber todo el mundo que Inés me trataba como a un felpudo , tomaron en cuenta que yo no estaba cumpliendo como hombre , y desde ese momento fui el capullo oficial del lugar ; en todas partes hay un calzonazos y un tonto, en aquel sitio me parece que el doble papel era para mí.
Pero es que además Inés era mala de cojones;
yo acepté la situación , como decía mi madre no hay mal que cien años dure ni nabo que lo resista , y aunque mi alma se estuviera haciendo pequeñita como el suspiro de un bebé , estaba dispuesto a resistir, que el matrimonio no es un capricho ; y en mi casa se comía bien y las sábanas siempre las encontraba limpias y oliendo a lavanda , que la Inés era trabajadora como la que más.
Pero también era mala, ya lo he dicho; me di cuenta ,por desgracia , que no era sólo contra mí, su falta de sentimientos venía de antiguo , de la edad de piedra , de cuando la primera charca , por lo menos.
Cuando los bichos se empezaban a organizar para salir al mundo, proyectando fábulas y poesías, ahí estaba ya la Inés con las antenas tiesas jodiendo al de al lado.
Cómo si no explicar lo que hizo con Taro;
Taro era mi perro , uno que encontré en la obra un viernes al mediodía , cuando todo el mundo se había ido y yo recogía las herramientas ; recuerdo que miraba mis dedos achatados y me sentía triste , un fulano que regresa a un hogar donde nadie lo quiere ; entonces apareció un perrillo de ojos negros que se sentó justo delante de mí .
Le sonreí como si fuera mi cuñado , la verdad es que parecía más listo que él ; y me siguió hasta la furgoneta .
Me lo llevé a casa , aun sabiendo que a Inés no le gustaban los animales más que los de labor que su padre tenía en el campo ; para ella eran cosas que trabajaban , como yo era una cosa , y la huerta otra cosa que florece .
Me gritó al verme entrar con un perro , claro,pero Taro se quedó en casa .
Fue mi única cabezonería en quince años de vida en común , y el perrillo y yo fuimos felices a espaldas de ella, ( es el único sitio donde los amargados soportan la felicidad ajena , en la chepa).
Qué pena que Taro tuviera aquella manía de mearse en la alfombra ; o en el pasillo; o en la puerta de la nevera ; recuerdo que cuando comenzaba el torrente de insultos yo agarraba al perro y me lo llevaba lejos ,(Ahí va el Antonio con el perro otra vez, decía la gente), recorría con él una hilera de árboles, montones de tierra, escombreras y esquinas ,para volver luego con la vejiga vacía y entrar en la casa haciendo el menor ruido posible para no alterar más a la bestia.
Sin embargo aquel día de Octubre , mientras yo estaba trabajando,
se deshizo de él y cuando volví me dijo que no sabía nada del puto perro.
Lo busqué , lo llamé , me dieron palpitaciones, le dije que si no me decía dónde estaba la abandonaría, pero ella se rió ,la muy cabrona :
finalmente fue Nicolás quien me dijo dónde estaba Taro .
En un claro del bosque , colgado de una rama , me dijo; sí, se meó en la alfombra cuando la acababa de traer de la tintorería , y ella se puso como loca y se llevó al perro echando maldiciones.
Me dijo Nicolás que la había seguido pero que no llegó a tiempo .
Fui al sitio donde él me había dicho y sí , allí lo encontré ; mi viejo amigo Taro , inocente como las tortugas ; como yo mismo; a veces a Dios se le preguntan chorradas , yo en aquel momento le pregunté por qué no permitió que Taro aprendiera a controlarse ;( supongo que está acostumbrado a que se le pregunten imbecilidades ; oh Dios por qué permites el cáncer, como si el Tío fuera antenista y estuviera buscando ampliar las zonas de cobertura para móviles; oh Dios por qué existen las guerras , como si el Nota fuera un estratega o un jerarca de la ONU ;Dios que no haya hambre en el mundo, como si tuviera algo que ver con el nuevo orden mundial y así...supongo que no le importó que un tío de cincuenta años, con la cara borrada de lágrimas , le preguntara por qué su pequeño y adorado perro no aprendió a mear donde le correspondía).
Enterré a Taro allí mismo, dignamente volvió a la tierra , la que tiene que abrazar a los seres bellos e inocentes ; y volví a la casa a compartir en silencio el resto de mi vida con aquella bruja que había conseguido vaciar mi alma como yo me había tenido que ocupar de vaciar la vejiga de Taro.
No volvimos a cruzar una sola palabra en diez años , y una mañana sentí que mi corazón se paraba y echaba a volar por la ventana ,liberado por fin.
Ocurrió que mientras ella revisaba los papeles de Catalana de Occidente y pensaba si era mejor ataúd forrado de capitoné o a pelo, mi alma descubrió que en el sótano de la casa vivía un enano adimensional que vendía papeles para vidas futuras.
Por un puñado de pelos de diablo (arrancados a la Inés) me dio una preciosa vida de perro cocker mestizo y la acepté de inmediato.
Eso fue en Noviembre del año pasado;
pues desde entonces la Inés no ha tenido cojones de coger el coche ,porque cada vez que la veo bajar las escaleras con las llaves en la mano, para ir a comprar o a sus tonterías, de un salto me planto en el capó y me quedo mirándola fijamente , hasta que empieza a temblar y decide entrar de nuevo en casa , donde se pone a remendar calcetines que ya no son de nadie.
No sé cuánto durará esta vieja mala;
pero por mi Taro que estaré con ella para acompañarla hasta el último suspiro.


(Para el concurso de Paradela, lamento la extensión ).
Suerte para todos.
La foto es de María Jesús Fuertes .

22 comentarios:

MariluzGH dijo...

¡¡Con dos cohone!!

Me encantó, Reyes :)

un abrazo y suerte

Genín dijo...

Pues a mi se me hizo corta mientras me cagaba en la madre que parió a la cabrona esa...jajajaja
Me ha encantado!
Suerte!
Besitos y salud

mercedespinto dijo...

Un relato impecable, que pasaría el control de calidad más exigente: ameno, con contenido y de excelente redacción. Fluyes y disfrutas por el texto sin un tropezón.
Mucha suerte, que imagino la tendrás.
Un afectuoso saludo.

Montserrat Sala dijo...

Hola Reyes: Yo sabia que escribias, muy bien, pero para mi que escribes como Dios. (parodiando tu etilo fuerte en palabras duras y claras) Me ha gustado mucho tu relato, con todas y cada una de tus frases, vivas, salpicadas por mil y una metáfora.
Excelente. TE deseo mucha suerte.

Sue dijo...

Joder, nena, eres la releche!

Un beso.

Maripaz Brugos dijo...

Reyes,un relato estupendo, lo he leido de un tirón viviendo cada escena como si estuviera alli.
Pobre perrillo...una mujer así es capaz de quitar la alegria de vivir a cualquiera.
Chiquilla, como escribes de bien!!
Me ha encantado.

mariajesusparadela dijo...

No hay palabras, Reyes.
Tu las has usado todas a la perfección.

Encarni dijo...

Olé chiquilla!!! Un relato estupendo y completo, que como todos he leído de un tirón y sin rechistar vaya que se molestara la parienta esta que se deshizo del perro, no vaya a ser...

Un placer leerte.
Mucha suerte.


Un abrazo.

iris dijo...

¡BRAVO! ¡BRAVO! y ¡BRAVO!. Me encantó.Para mí ya has ganado. Tu misión en la vida es escribir, sin duda, tienes el poder de conectar con la gente que te lee, hacer que se interese en lo que has escrito y lo disfrute. Seguro que algún dia descubres la manera de compartir tu don con los demás ganando dinero. Besos guapa escritora.

Isabel Mª González dijo...

Reyes, qué maravilla de relato: no sé qué decir, me ha encantado, forma y fondo. Felicidades, un abrazo, amiga!

ARO dijo...

Muy bien escrito, una historia además que te mete dentro. Serás una concursante difícil de batir. Saludos.

Lúzbel Guerrero dijo...

¡AVISO A LOS DEL JURADO!:
Si LA REYITA no gana con este cuento, sus vai a enterá PEDOLEROS
¡Cásese conmigo prenda!; siempre quise estar bajo los focos, y la acompañaré a la entrega del Príncipe de Asturias de las letras con Corbata, mi perro

Alice vio la luna... dijo...

Reyes, tía, es que no he pestañeado hasta el final. ¡Pero qué pedazo de relato! Me encanta el lenguaje llano y rico a la vez. ¡He disfrutado de lo lindo!

¡enhorabuena!

nocheinfinita dijo...

!Jodó con doña Inés¡

Muy buen relato Reyes. Suerte en el concurso.

Un abrazo

Jose Vte. dijo...

Un gran relato, tierno, directo y con mucha mala uva. Me ha recordado, por momentos, al mejor Cela de Pascual Duarte o de la Colmena, por la forma de narrarlo.
Te ha quedado redondo, de verdad.

Te deseo que tengas mucha suerte en el concurso.

Un fuerte abrazo

ana dijo...

Lo digo siempre, eres muy buena en esto de las letras, has descrito también esta historia que hasta he visto la caras de los protagonitas y me ha dado mucha pena del pobre perrito. Es la historia de muchos, el típico calzonazos con unas buenas tragaderas, pero desde luego el valiente es valiente por la cobardía del cobarde, y cuando se le echa huevos, se caga la pata abajo.

Mucha suerte y un besazo.

San dijo...

Reyes una historia realmente preciosa, desgraciadamente hay quien vive con una mano agarrada a su cuello toda la vida, al menos este hombre pudo revolveerse para morder a la bruja Inés.
Un abrazo.

genestel dijo...

¡Qué hija de la gran puta la tal Inés!

Me recuerda tanto a alguien que conocí...

***********************************

Brutal. Mis más sinceras felicitaciones. Eres una crack!!!

Te adoro.

Un petó!!^^

Elysa dijo...

Reyes, has escrito un relato maravilloso, con mensaje, con una voz que llega al lector y que hace que este se implique y además lo cuentas muy bien.

Felicidades

Besitos

virgi dijo...

El dulce plato de la venganza.
Mi Reyes, eres una artista.
Besitos, tesoro.

ibso dijo...

Un gran relato. Escribes muy, pero que muy bien, te felicito sinceramente. Con tan buenos competidores da gusto lidiar. Aunque se que nunca ganaré, me siento afortunado por aprender disfrutando.
Un abrazo
ibso

La sonrisa de Hiperión dijo...

Eso, que nunca nos falten las ganas de vivir.

Saludos y un abrazo.

Cazorla (II)

A mediodía del 2 de junio de 1694,una gran tormenta, que sería conocida por las generaciones  cazorleñas posteriores como "e...