sábado, 17 de septiembre de 2011

Mi vecina y yo (canción de sábado )

Mi vecina la Mari me ve llegar y me pregunta si fumo .
Después de hacerme la pregunta, una sonrisa se dibuja en su boca .
Entonces tomo conciencia de que en verdad soy graciosa.
Camino hasta la puerta con dos bolsas de Carrefour y dos manojos de llaves; una de ellos es de la casa y el otro contiene dos llaves del Clio , una porque falla para que la otra no falle; (ya sabéis , las llaves de microchip son un coñazo, ahora resulta que tengo que comprar una llave original en la Renault pero eso será cuando me toque la primi de hoy , o sea , el lunes); bajo la axila llevo una cartera morada que está llena de papeles, décimos de lotería y algunas monedas;de los dedos libres me cuelga una funda de plástico con una documentación que he de presentarle a un funcionario de los que saben escuchar a la gente pobre ; ( ya no uso bolsos , me dio un ataque y los tiré todos , incluso uno recién comprado de florecitas porque entendí que me dio mala suerte en el último empleo ) ;llevo un vestido de los chinos cuyas flores grises se van anchando cada día que pasa y una de mis sandalias arrastra por el suelo una correíta con piedras;(he intentado arreglarla pero me hace daño); la verdad es que entiendo que a mi vecina se le dibuje una sonrisa al verme, soy la imagen del agobio tolerado.
Como una caravana que se bambolea en el horizonte , abriéndose paso entre una nube de moscas generada por ella misma.
La Mari es rubia de bote, creo, con el pelo en coleta , a veces lleva gafas y soltó la panadería de mi esquina hace un mes y ahora trabaja en un puesto de buñuelos;me cayó bien desde el primer momento , no sé por qué; yo la metería directamente en el saco de las "quemadas" , pero cachondonas; habla muy fuerte cuando se apasiona por algo, que puede ser cualquier cosa , como el día en que le dije que podía compartir el carnet de la piscina con los sobrinos de mi casero , enseguida puso orden en la sala y llamó a las cosas por su nombre ;quizá por eso me cayó bien ,porque no me conocía de nada y se erigió en justiciera ; ya sé que esto puede ser un defecto pero como me reconozco en ello me cayó bien .
Aunque la verdad es que las dos veces que me ha preguntado algo ha acabado arrepintiéndose , (me parece que la desconcierta mi canción triste de Hill Street ,casi siempre demasiado larga) ,me sigue preguntando cosas tontas , como que si ha llegado una factura del local o que si tengo tabaco.
Le digo que sólo me haría falta tener que fumar todos los días , y entonces se queda confusa.
Pero no aclaramos nada ; me basta con ver esa sonrisa inevitable en su rostro para entender que es muy normal escribir cientos de esquemas en cuadernos de tapas azules para traicionarlos a los cinco minutos.
Es imposible diseccionar la existencia en cuadrícula para desde el origen llegar , a través de una lucha constante, a un final glorioso.
Esto no funciona así , al menos para la gente como yo; mi vecina que seguro que ha vivido mucho, como todas las mujeres maduras y tostadas que fuman , lo ha entendido a la primera;
el hermoso cuento del sacrificio con premio, el "no pain no gain "de los ingleses , no se hizo para gente como yo, eternas cigarras en un mundo de hormigas , las cigarras se autodestruyen porque saben que no van a durar mucho , sólo son bichos mortales.
Es por eso por lo que prefieren trabajar lo mínimo, buscando enseguida la sombra y la música ; el precio de la libertad se llama pobreza, pero qué pobres más graciosos produce esa desesperación .
A mi vecina no le puedo explicar nada de esto,pero cuando ella sonríe al verme llegar me parece que las dos lo entendemos todo .

(En la foto mis queridas sandalias de cuero que después de dos años a tiempo completo piden paso a una vida mejor ).

16 comentarios:

Muerte roja dijo...

Tu vecina seguro a captado que eres buena gente...

Las sandalias, se nota que han dado un buen servicio y que les queda poquito...

Besos Reyes, cuentas las cosas cotidianas de una forma muy divertida. me encantaaaa....

Francisco Espada dijo...

"Soy la imagen del agobio tolerado"; en cambio a mí me pareces un ser genuino, único, especial, más centrada de lo que expones y que comprender el bache como una circunstancia. Posiblemente tu vecina no te conozca ni comprenda, pero yo cada día más. Besos a tu ángel.

Tracy dijo...

Bonito homenaje a tus sandalias y a tu vecina.

Mery Larrinua dijo...

...tu vecina...no se....
pero te dire algo...tus sandalias me han impresionado...jajajaja
BOTALAS!!!!!!!!!!!!!
un abrazo

Reyes dijo...

Hola Muerte Roja , ya sabes lo graciosa q soy e persona, jeje (es broma), un beso.

Francisco ,muchas gracias por el cariño que siempre desprenden tus comentarios.
Besos.

Tracy, no puedo poner ni un comentario en tu blog y tampoco escribirte porque no tienes puesto el correo.
Gracias por estar .
Besos.

Mary Larinua
a que molan ?? Jeje...
me iban a comprar la imagen los de "No consumas" pero al final prefirieron la foto de unas chanclas.
besos.

Elysa dijo...

Tu vecina por lo que pintas, supongo que navega en el mismo barco y tus sandalias me da que piden vacaciones.

Besitos, guapa.

Genín dijo...

¡Me han dejao impresionao tus sandalias!
Esas son de las mías, y tu vecina, también...ajaja
Besitos y salud

MariluzGH dijo...

La Mari, tú y yo sabemos que no sirve pa'ná pero, la vida, mejor con sonrisa ¡y a quien no le guste que no mire! :)

beso por dos

ana dijo...

al menos hoy le echas humor a ese asunto de tu cruda vida, algo es algo, que los duelos con zapatos nuevoss son mejores.

un besazo.

Montserrat Sala dijo...

Me levanto, y corro poner mi pizarra luminosa, y te encuentro. BIEN!!!
y ha sido MEJOR !!!
Menuda entrada. Me ha gustado. Que tengas un domingo a tu gusto. Y que lo empices pronto. Besitos.

TriniReina dijo...

A veces, las rubias de bote son muy instintivas y calan con rapidez a las vecinas:):):) Aunque las vecinas se asombren porque pensaban lo contario:)

Lo que no te pase a ti.

Creo que tu vecina padece de soledad. Quizá tenga cuatro churumbeles y un marido, suegra, abuelos y, por qué no, un amante. Pero padece de soledad, lo juraría desde aquí lejos.

Besosssss

NáN dijo...

Las dictaduras, querida, producen pobres tristes.

Y el refrán está incompleto. Es "No pain (vuestro) no gain (mía)".

Y así están las cosas, hasta que las cambiemos.

Muchos besos

Jose Vte. dijo...

Esas zapatillas hablan de la dura vida del sufrido currante, lo mismo que tu describes en tus escritos.
Este de hoy me parece verlo a diario por las calles de muchos lugares de nuestra traumatizada piel de toro.
¡Y no sabes como me gustan tus historias cotidianas!.

(De tus dos comentarios al relato, me gustan mucho ambos, jejeje, me encanta que reflejes tu opinión, aunque sea después del agobio piscinero, son naturales y valientes, como tu sueles ser. Te he puesto una pequeña respuesta)

Un abrazo

El Drac dijo...

¿Y dónde están tus pies para, conmemorándo la humildad de Jesús, lavarlos??

Sue dijo...

Los bolsos son un asco. Creo que voy a seguir tu consejo y a regalarlos todos. Bueno, me quedaré con un par (invierno y verano) por eso de que a veces me gusta llevar fruta, un libro , un par de libretas, unas toallitas húmedas, folletos del 15M para meterlos en todos los buzones que encuentro... joder, creo que sí, que me quedo con un par al menos. El resto los regalaré.

¿El agobio tolerado? jajaaja Me encanta.

Tu Mari me recuerda a una vecina de mis padres de la playa. Yo le puse un mote muy raro "la encristalar" porque la escuché decir esa palabra (en lugar de "acristalar") una vez. A veces le digo "la maestra" aunque este verano me enteré de que no lo es. Habla fuerte y le da igual quién esté. Es grandona y muy graciosa. Va a su puta bola y me encanta. Eso sí, le va mejor, creo, que a tu Mari, porque tiene tres pisos en propiedad y una buena pensión de viuda. Se baña en la piscina con un montón de joyas y a mi me da un asco... la verdad es que sí. Pero es graciosa.

A mi siempre me han dicho que me pegaría fumar. Ya ves, Reyes, tú y yo un día nos vemos y nos ponemos a fumar como cosacas. Una vez le dí un par de caladas a un puro y eché la pota en la casa nueva de una prima casadera.
Bueno, fumar no, pero un gintónic sí me tomo. Y dos. Contigo.

Sabía lo de las cigalas. Me lo contó un biólogo celular en Almería, en un lugar que se cena de miedo (Marcelino, en Roquetas, dejo el dato. No es demasiado caro, al menos no comparado con Madrid y es una delicia) eso de que son inmortales. Es por la enzima de la telomerasa, que es la encargada de la regeneración celular.

Me gustan tus sandalias.

Ya estamos de vuelta y me huele a rosquillas de anis.

Besos de pobre a pobre.

Me consta que eres graciosa.

Lapislazuli dijo...

Mejor sonreir y las sandalias se han amortizado Besos

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??