miércoles, 14 de septiembre de 2011

Es la hora

Es la hora de restañar heridas, cuadrar armaduras, alisar remolinos ; es hora de tomar la vida de otro modo ,de no pretender siempre la huida o el olvido; uno siempre es lo que es, y anda siempre con lo puesto, como decía Serrat.
En aeropuertos que son como mi casa , donde en otros momentos me llegaban mensajes al móvil de amores nuevos,(aunque falsos) hoy me han llegado unas lágrimas que creí antiguas, olvidadas; entonces he pensado hasta qué punto nos engañamos siempre , creyendo que todo está pasado, que hicimos lo correcto, que la vida se renovó correctamente y que el pasado es una lechuga que nos comimos con la ensalada; las injusticias no se superan nunca, la curación tarda en llegar ;por eso digo que tengo que tomarme el pulso, poner en orden mis sentimientos, dejar de atraer situaciones que justifiquen mi dolor .
Me he dado cuenta mientras esperaba en una oficina de una aseguradora,cuando un señor pelopincho me abría una cuenta nueva asociada y yo por dentro temblaba ,( los morosos siempre tiemblan si tienen un poco de decencia, en cuanto los sientan en una silla de oficina y la persona de enfrente empieza a hacer llamadas, es el trauma del perdedor) ; me he dado cuenta de que puedo elegir ser otra persona, no ser siempre la misma , la que huye, la que pierde, la que teme.
Más que nada porque el miedo atrae más motivos que lo justifiquen , y por mi parte ya estoy bien servida.
Todo lo que hice para no morir lo hice sola; me equivoqué creyendo que la vida era perfecta; que mis relaciones tenían que serlo ; elegí una libertad llena de dolor porque implicó mucha soledad ; cada vez que mi ex vuelve a las islas lo comprendo; lo comprendo; que yo no soy valiente .Que siempre quiero estar en otro sitio; a veces ese sitio estaba con él , a pesar de todos los engaños, como ya expliqué muy bien (creo que muy bien ) en un libro de conjuros contra la sensación de pérdida que sólo han leído algunos , muy buenos, amigos.
Pero es que yo no soy valiente.
Me queda el traje grande para desfilar por esta pasarela de soledad elegida a lo loco , me piso el borde de la túnica y acabo en el suelo con demasiada frecuencia.
Hoy más que nunca deseo una lluvia de cosas nuevas sobre mi recién estrenada página de vida , que es como un margen cada vez más estrecho.
Hoy más que nunca quiero olvidar que no soy valiente , que estoy a punto de nieve para un ataque de ansiedad porque ser quien me soy pesa un huevo , no sé por qué.
Hoy más que nunca invoco una lluvia de billetes que me puedan pagar un buen traje de buzo.
O una armadura para lo que me queda de vida.

16 comentarios:

Tracy dijo...

Todas las libertades están llenas de dolor, así es que consuélate con eso, si es que tienes consuelo. Pasrá la nube porque siempre que llueve escampa.

añil dijo...

Con 36 minutos desde tu entrada se me ocurre que no pongamos plazos largos, cada día lo que toque. Que hacemos propósitos de enmienda a diario y casi siempre la vida nos deja con el culo al aire. Que hoy es hoy y mañana...lo que tenga que ser será y seremos los mismos, más o menos.

Que me encanta leerte en cualquier circunstancia.

Besotes, reina.

Ysupais dijo...

La libertad es la madurez de cada persona...es la comprensión de que eres y no somos libres totalmente...es la afirmación de las incertidumbres.
Bonito texto.
Besillos.

Francisco Espada dijo...

¡Pienso; luego existo!
Hoy puedes estar en el punto de partida, en el inicio de una nueva etapa a la que llegas de tu propia mano. No la dejes, pues nadie te sacará sino tú misma.
Mañana encontraras un guiño para ti en mi blog.

Jose Vte. dijo...

Coincido en que la libertad, a veces, trae consigo duras pruebas que hay que soportar. Seguro que vale la pena. Yo estoy convencido de que esto es una mala racha que pasará. La gente valiente como tú, suelo conseguirlo.

Un abrazo y ánimo

iris dijo...

¡ES LA HORA DE VIVIR!, como siempre es un placer leerte. Besos cariñosos y achuchón.

mariajesusparadela dijo...

Creo que deberíamos de vivir cada momento como si fuera el primero y el último: sin lamentos por el pasado ni esperanza en que van a llover billetes.
Y escribir, escribir, cuando se sabe hacer como tu o haces.

Muerte roja dijo...

Siempre se echa de menos a los que se van y aunque a veces lo "odies" o te de coraje sus cosas, él es una persona muy importante en vida, es el padre de tu niña, alguien que elegiste pero que el destino enredo un poco.
Quizás a pesar de todo lo sigas queriendo y eso no es malo Reyes, querer y amar es lo mejor aunque razones y pienses que no se lo merezca que eso ya es otra cuestión.
Quizás no debes mentirte mas y ver la realidad frente a ti sin miedo no apuros. No crees?

Un beso Amiga!!!

virgi dijo...

Ni traje de buzo ni armadura. No te hace falta. Las contradicciones las llevamos con nosotros. Desnudos, vestidos, protegidos, indefensos.
Así somos y hemos de aceptarnos, querida Reyes.
Además, tienes coraje y un corazón inmenso.
Y escribes del diez...o del cien!

Genín dijo...

Mira corazón, la vida es una puta mentira, parte de ella somos, el detalle es tratar de entender el puterio que la conforma, no es difícil, de verdad, pero primero, para poderlo lograr tienes que hacerte con un % aunque sea no muy grande, de ti misma y por ti misma, no hay ayudas de otros que valgan...
Besitos y salud

yraya dijo...

Deja el pasado atrás que para eso es el pasado, aunque hayan "cositas" por medio...pienso que también es fácil de opinar cuando no se está en la piel del otro.
Un abrazo

ana dijo...

Se me pone el pelo de punta cuando te leo, eres grande aunque no quieras darte cuenta, y tienes que dejar el pasado en el pasado, darle una patada en el culo a todo lo que te hace daño, fomentar lo que tienes de bueno que es mucho y seguir con un par de ovarios.
Ya te lo dije el otro día Reyes, ponte las pilas y acercáte a lo que te haga sentir bien, lucha y aprende a bailar bajo la lluvia, la vida es un mar de penas en el que si no sabes nadar te ahogas, y tú sabes nadar muy bien. Esta entrada me va gustando más, veo en ti más esperanza. Sabes que en Jaén tienes una amiga de corazón.

Un besazo y palante.

Alice vio la luna... dijo...

En una única palabra, no me hacen falta más: "¡Cabronazo!"

BB dijo...

Valiente, lo eres, chiquilla. Eres la sobreviviente habitual, la que capea temporales, la que sale a flote, una y otra vez.
Y lo harás nuevamente, aunque tengas que cambiarte la piel, reinventarte.
Mirar atrás, casi siempre, nos hace daño. No lo hagas. Es llorar sobre leche derramada, como dicen.
Estás triste y asustada. Ya pasará. Todo pasa. A eso le llaman vivir...
Un abrazo fuerte
BB

MariluzGH dijo...

Pues creo que es la hora de recopilar todo lo escrito y plasmarlo en un libro, presentarlo a los innumerables concursos que hay repartidos por el mundo y dedicarte a escribir como escritora que eres.

Así que ¡en marcha, cogno!

un abrazo, sevillana

mateosantamarta dijo...

Un ataque de ansiedad también puede ser la puerta de otro día: te lo digo por experiencia.
Un abrazo.
El miedo es lo que hay que destruir.

48

Hace diez años tenía treinta y ocho, y se me ha olvidado qué estaba haciendo cuando calentaba la sartén del mediodía. Hace veinte te...