domingo, 20 de noviembre de 2011

El país de los privilegios

Tuve la suerte anoche de asistir al concierto que Pat Metheny(leído Mízini)dio en el Maestranza de Sevilla,y durante su ejecución,perdida en un mar de gente que eran (o me parecían) progres como suelen serlo los aficionados a la buena música,tomé conciencia de la importancia de algo que siempre he sentido más que pensado;resulta una obviedad,desde luego,pero cuando una permanece casi toda su vida embarrada en la más torpe supervivencia y renuncia a las cosas que le arden por dentro,no tiene más remedio que darse cuenta, aunque sea más una lamentación que otra cosa.
Desde pequeña ya sabía que había algo en mí que podía brillar,y me parece que los curas también lo sabían,aunque me detestaron cuando no quise aprovechar la retórica y la fe en provecho de la causa;ellos fueron los primeros,junto con mi abuelo materno,que me dieron pistas sobre ese talento natural para definir,explicar y conmover.
Entonces ya supe que no había aterrizado aquí para ser práctica, sino más bien para excederme en todo lo que pudiera; supersticiosa y asustada,vi cómo aquéllos que brillan demasiado se queman rápidamente,como si supieran antes que los demás de la levedad de todo y soltaran su trozo de arte como un escupitajo;(Amy,Casavella,tantos otros).
Así que es mejor ser un mediocre y llegar a viejo,por respeto a tus seres queridos;olvidarse de exorcizar a la injusticia, evitar comprometerse con lo que uno es de verdad.
Pero sin embargo existe el país de los privilegios:
es ese espacio donde uno nace,tiene un talento,lo desarrolla y muere.
Es un intercambio justo entre el individuo y el resto del mundo;te permite vivir de lo que te gusta porque lo que te gusta va sembrando emociones y recuerdos en las vidas ajenas;no son muchos los que lo consiguen,pero qué maravilla debe ser estar así de tranquilo sabiendo que tu don no se está yendo por la cañería a través de interminables jornadas de precariedad y aburrimiento.
Trabajo ,trabajo y más trabajo,pero remunerado, alimentado,puesto en circulación.
Anoche cientos de pares de ojos asistimos a ese regalo del talento y puedo decir que mi alma atrapada daba vueltas por el techo como un pajarillo que desea suicidarse a ostias;es lo que tiene el mágico mundo de la música, y mucho más el reducido país de los privilegios, al que podemos asomarnos en calidad de consumidores los que no sabemos crear,aunque quisiéramos.
Para no parecer tan amargada acabaré con una frase de Paulo Coelho,pillada hoy del blog de Justicia:
"Puedes no estar ganando,pero esto no significa que estés perdiendo".
Cada vida tiene su propio ritmo,después de todo.
Con vuestro permiso ignoro al pajarillo loco y me retiro a mis aposentos a estudiar leyes apasionantes que con suerte se traducirán en una forma de vida más digna.
O eso creo.



Foto Google

12 comentarios:

Montserrat Sala dijo...

Eres como un torrente de ideas, palabras y escupitajos. Eres y estás muy viva y sobretodo sabes lo que quires y porque lo quieres.
Pues nada a conseguirlo.

Unos besos y abrazos que van para Sevilla, que son para tí.

Larisa dijo...

Roja, ejerce tu derecho al voto. Primer aviso.

Ana dijo...

Cualquier empeño que tenga por objeto transformar cualquier cosa en una forma de vida digna me parece una manera, también digna, de poder brillar.

Buena música, también brillante.

añil dijo...

Ánimo, el día lluvioso ayuda a aguantar un ratito mas delante del libro.

Un beso

ana dijo...

Tú tienes luz propia, y su reflejo me llega a pesar de la distancia. Que vales un mundo.

Sue dijo...

Como me escribió Virgi (que me encantó) "las cualidades suelen pesar bastante", por eso a veces nos cansamos sin razón aparente.

Me gusta la frase de Coelho.

En cuanto a este país, lleva años siendo un país de privilegios y privilegiados. Es posible que nunca haya dejado de serlo, que sea así desde el principio de los tiempos. Al menos es así desde que tengo uso de razón (que para mi es el principio de los tiempos).

Un beso.

Elysa dijo...

Hay que creer en esa forma de vida digna, Reyes y además pelear por conseguirla...

Besitos

Alice vio la luna... dijo...

Ay, pajarilla, qué bien darse de vez en cuando un paseo (o un vuelo) por el país de los privilegios. La gente CREATIVA como tú, nunca debe dejar de hacerlo.

Besitos,

mariajesusparadela dijo...

Ese pájaro pillado en esa mano, se llama petirrojo.
¿no tenías un petiazul?

Laura Uve dijo...

La pena es que los placeres de este mundo... como la música... sigan siendo, a veces, un privilegio.

Me parece que tienes claro tu objetivo... a por él....

besos!!

Genín dijo...

Lo genial es ser un privilegiado, disfrutar de esa condición con naturalidad y no enterarse de que lo es uno...jajaja
Besitos y salud

mercedespinto dijo...

"...país de los privilegios, al que podemos asomarnos en calidad de consumidores los que no sabemos crear,aunque quisiéramos". Completamente incierto, tú creas, y mucho, eres un manantial sin fin.
Qué recuerdos más hermosos me trae esa canción...
Un abrazo.

48

Hace diez años tenía treinta y ocho, y se me ha olvidado qué estaba haciendo cuando calentaba la sartén del mediodía. Hace veinte te...