sábado, 20 de octubre de 2012

Rutinas



Así como para mí es rutina coger cada mañana la tarjeta del metro,y luego el metro mismo,creer que he olvidado algo para darme cuenta enseguida de que lo llevo encima,decidir cómo voy a enfrentarme a los conflictos que me encuentro en el trabajo,(donde además de las montañas de cartas hay que lidiar con conflictos relacionales absurdos),así como cada uno de mis días se inaugura con una taza de café,así como para mí es normal escribir en este blog y seguir entrando al trapo CONTINUAMENTE,(la vida es un juego,de acuerdo,pero no puedo evitar seguir tomándolo en serio),y seguir considerando las mismas cosas equivocadas,así mismo hay gente que en el mundo construye sus rutinas vendiendo belleza.
Se llaman artistas y hay muchos que jamás logran sus sueños,pero otros lo consiguen y viven la rutina de existir desde la actividad que más les gusta,para la que nacieron.
El resto vamos a verlos,llenamos teatros y compartimos su inquietud,la música que corre por sus venas,nos subimos a su nube para viajar juntos engañosamente por un rato.
Yo,la otra noche, en el Lope de Vega de Sevilla,conocí la estela de Elefthería Arvanitaki,puesto que ése es su verdadero nombre,y no Eleuteria Anisakis,como yo la rebauticé para recordarlo mejor;una artista griega que lleva mucho tiempo dando vueltas por el mundo,en España más conocida gracias a Trecet de Radio 3,y que me conquistó después de una primera canción en la que temí sinceramente aburrirme.
Al poco nos hizo cantar con ella,dijo en inglés cosas bonitas que yo entendí sin esfuerzo,como que las viejas canciones,las canciones escritas en tiempos difíciles,son las que nos dan a entender que los períodos pasan,y que aunque España y Grecia atraviesen las dificultades que todos sabemos,debemos esperar días por vivir,debemos sonreír y mirar al futuro.
Con mi tendencia a la emocionalidad y con el cabreo propio de toda persona sensible en los tiempos que corren,yo fui más lejos y mientras la escuchaba,pensaba lo necesario que es desde luego mantener la esperanza,no del todo perdida mientras exista un teatro lleno de gente respetuosa con el arte;y ya me pasé tres pueblos, me fui más allá del horizonte tomando con las manos desnudas la idea de la calidez mediterránea,preñada de gente que sabe cantar y bailar desde tiempos inmemoriales.
Deberíamos proteger esto,pensaba yo,este mundo antiguo que ahora se reparten unos cuantos gerifaltes,todo lo que se comen unos pocos ahí arriba quitándonos todo a los demás y a las generaciones futuras;deberíamos saber que en el fondo somos todos lo mismo y que conocer nuestro poder sería la mejor garantía de un futuro mejor.
Viendo cantar a Elefthería con Alexandros,(uno de los 4 músicos que la acompañaban),pensaba todo esto y también pensaba en el primer cuento que escribí en 2001,una historia futura de un mundo sin música,todo destrucción,con las raíces asomando desnudas entre los escombros de Grecia y Oriente.
"No lo permitiré"-me dije-"no me voy a rendir;no dejaré que cuatro hijos de puta me hagan creer que este mundo es miserable e inmundo".
Y volé por entre los palcos,entre las cuerdas del laúd que tanto me recordaba a la música árabe,feliz durante hora y media.
Pero llegó el final;el público pidió un bis,la artista ofreció su himno,"Dinata"(Fuerte),un canto a la esperanza;luego ya no hubo más concesiones y bajamos educadamente de la nube.
Se me olvidó otra vez que la cantante y su banda estarán después en el País Vasco,y la semana que viene en Amsterdam;que Eleuteria se levanta cada mañana y comienza su existencia de diva,(porque además es muy bella),consultando su agenda de ensayos y conciertos;porque para ella la música no es un bálsamo,como para mí,sino una forma especial de rutina que en lugar de llamarse oficina se llama música.




Os dejo un tema que también interpretó en español y que grabó con Javier Limón y Buika.
Y una actuación de Enero que he encontrado en YT en la que lleva el mismo vestido que lució en Sevilla.
La viñeta es de Morgan,que también es mu bueno.

9 comentarios:

mateosantamarta dijo...

Es tiempo de egoísmo y deshumanización. Quizá vuelva la vida sencilla y natural, el amor...
Esta tormenta amenaza destruir todo, pero no es la primera vez: la vida suele ser más fuerte.
Abrazo, amiga, Cuanto tiempo sin verte!!!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¿Esperar y mirar al futuro?... No me convece... prefiero mirar lo bello de ahora, por ejemplo la belleza de Elefthería Arvanitaki y sus canciones, que no sé si perdurarán igual de bellas... eso por mirar a lo lejos, no en el tiempo, sino en es espacio.

Besos.

BB dijo...

La tierra sería un erial, sin los artistas: pintores, escritores o músicos. Todos y cada uno, te abren caminos nunca transitados.
El futuro no existe para mi, vivo en el presente y me siento afortunada.
Preciosa música. Evocadora.
Un beso, querida amiga

Nieves dijo...

La actitud ante la vida es lo importante, al menos eso es lo que yo creo, segurito que para eta diva el escenario es su rutina y todo su público caritas anónimas que le aplauden al final y mañana mas después de horas de carreteras, avión o como de desplace la chica.
Tu actitud es primordial porque tu en tu viaje diario de metro puedes ser una diva, y en el trabajo puedes ser esa chica simpática y un tanto enigmática.

El misterio está en pasarlo bien en cada momento, porque la vida es eso... aprender, disfrutar, pasarlo bien porque si lo piensas en la rutina mas rutina de todas hay una chispa única pero hay que verla, hay que tener ganas de estar y pasarlo bien en esto que es vivir.

No sé... para alguien como yo que se aferra al estricto presente, no hay otra forma de ver la vida.

Besos Reyessssss :D

Genín dijo...

A ver si me explico bien, la mujer es buena, eso seguro, pero le falta ese punto para pasar a la categoría de estrellón, al menos para mi gusto, a mi no me arrastraría a hacer el imbecil por ir a un concierto suyo como lo podría hacer por uno de Rocio Jurado por referirme a alguien que no está disponible, pero no me hagas caso, yo tampoco la encuentro tan bella como tu dices, que si, reconozco que soy rarito, sin ser maricón, no, pero rarito...jajaja
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

Pues , sí: lo que a ti te lleva a la nube, para ella será casi rutina.
De la misma manera que te leo y disfruto, mientras tu escribes como si no hicieras nada importante.

Sue dijo...

Darse cuenta de que no has cogido la tarjeta del metro cuando estás frente al torno, comprar un billete y encontrarla después no tiene precio. Bueno sí, tiene precio, doble. Pero no todos los días que empiezan así son malos, a veces son peores.
Sin embargo, hay momentos que nos trasladan a un espacio de esperanza como este que cuentas. Un concierto o una obra de teatro donde los artistas te elevan por encima del suelo y te regalan un trocito de ilusión y la humanidad que otros nos quitan.

Besos.

PD: Me encanta Buika. El finde que viene va a Philadelpia. USA.

Francisco Espada dijo...

Lo extraordinario no está en lo que se hace a diario que, como dices, en todos puede ser rutina, sino en la calidez de los ojos con los que lo miramos. El pintor de brocha gorda, el cantante, el escultor, el panadero, el periodista, el músico, cuando ponen pasión el la rutina diaria, ésta se hace luminosa y única: todo está en nuestras manos.
Besos

El Drac dijo...

Bonitos vídeos y qué pena lo pesado de tu rutina; la verdad creo que cada uno tenemos la nuestra ¡¡hasta Eleuteria!! sólo que para que no te pongas de pie y abandones la sala la oculta. Bueno, eso creo yo.

Un gran abrazo

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...