lunes, 12 de enero de 2015

Desde mi ventana veo caer el mundo

Desde mi ventana veo caer el mundo por un costado,derrumbado como una montaña de harina.

Tengo un nombre común,una vida común,me llamo como me pusieron mis padres,y aunque siempre quise ser nácar,oro líquido,rosa de terciopelo negro o pluma de plata labrada, sólo fui un poco de costra reseca con acceso a libros,películas e ideas,lo cual siempre fue mucho para una mujer que siguió quedándose con la boca abierta ante los comentarios machistas de sus compañeros de barra,estudio,clase o trabajo.

Pequeña,temblorosa,pero dura como una perfecta superviviente,larva de idearios comunes hasta que dije se acabó,si yo no soy lo que nadie quiere que sea,si yo no peso esto ni mido aquello ni tengo carnet de nada,por mucho que en el fondo de las cosas todos tengamos una idea base,una especie de objeto reflejado a través del cristal que cambia a cada momento ,aparte de la necesidad de adherirnos a los bienes comunes.

Hace mucho que me estoy alejando de todo,pensó mientras cerraba la tapa del ordenador cojo y mustio,echando de menos aquella parte de sí misma que se exhibía impúdica como la loca de pueblo subida a los tejados de sus frustraciones,pero creyendo en ella con coraje,con rabia,con desdén incluso.

Siempre fueron torpes e infantiles sus ataques de furia,de orgullo herido,que le hacía borrar amigos (qué curiosa prostitución,esta palabra)de las redes sociales como quien espanta moscas con el rabo,una diabla aburrida eso es lo que hace,pero en el fondo buena gente,si supiérais cómo os amo,le decía a la pantalla,cómo nos compadezco a todos,que babeamos desde el primer llanto y para escapar nos creemos especiales,pensadores,trascendentes y a la primera de cambio morimos tras pasar años languideciendo en mesas de formica y colas de supermercado,después de hacernos,eso sí,miles de fotos en cumpleaños y navidades,otra vez para trascender,para quedarnos ese rato y que parezca más largo.

Si supiérais cuánto soy capaz de amar;
ayer miré a los ojos a un camarero y ahí estaba,todo eficiente,con su bandeja y sus palabras amables,con su montón de horas por delante y su buena dignidad para afrontarlas,y pensé qué bueno este chico,se merece un gobierno justo y solidario,una sociedad a su altura que garantice y valore sus esfuerzos,qué carajo,para empezar yo estoy aquí,reconociéndole silenciosamente sin tragarme la patraña de que cada vez todo es de peor calidad,anda ya.

Sin embargo basta que caiga el mundo por un lado para que todos nos pongamos a opinar como gallinas,mientras el granjero prepara nuestro caldo;
mañana estaremos divididos,aislados,acojonados,cada vez más ignorantes,alienados,imbéciles unidos contra el dolor,la sinrazón y la violencia,sin darnos cuenta de que hace mucho mucho mucho tiempo que el mundo ya es violento y no nos pertenece,o será que yo no quiero pertenecer a este mundo donde cada vez hace falta hilar más fino para agradar a todos,para sujetar el paño de la tolerancia que está más embarrado que nuestra propia moral de mascotas ciudadanas.

Yo no digo nada,ni lo quiero decir;

cada vez me duelen más cosas y creo que es mejor que complete mi transformación en zapatilla humana;cálida,con un buen soporte interior de cuero que permita meter un pie a lo ancho y largo,forrada de coralina por fuera y con un par de violetas de trapo a modo de adorno,sin opiniones para que todos puedan usarme.

Decía Bryce Echenique que al volver le pareció que todos sus amigos llevaban el alma en zapatillas;habían perdido quizá la fantasía que nos mantiene vivos en la juventud,o a cualquier edad en la que uno no quiera dejar de ser,en la que uno se niegue categóricamente a tener miedo.

Me niego a tener miedo,se dijo;
porque no creo ni una palabra de lo que me dicen quienes desean seguir manteniendo una vastísima población de zapatillas sumidas en un sueño profundo,tan profundo como el sueño de los peces que siguen nadando incluso después de muertos,sin saber que lo están.

"¿Sabéis qué?"-le dijo a sus cactus enmohecidos sobre el alféizar-"A partir de mañana escribiré una carta cada día.
Será sólo para mí,para vosotros,para los que estáis ahí calladitos sin decir nada,ocupados en florecer una sola vez al año,o quizá nunca.
Escribiré para calmar mi dolor,para sentir que vivo por mí misma sin que nadie escriba sobre mi cerebro,para intentar tocar con las yemas de los dedos la libertad que no puedo entender y que pierdo cada día un poco más,en definitiva,para desahogarme.

Anoche durante un zapping vi un trozo de Gran Hermano en una versión para famosos;
un periodista del corazón en una habitación con un negro en pelotas,sí,un chico negro de culo modelado y duro,totalmente desnudo,y el periodista blanco muy vestidito y abrigadito resolviendo la situación de extrañeza, y entonces entendí que el guión lo había escrito una cabra y que yo era otra cabra y al final tendríamos que balar todos juntos por la libertad de expresión así que apagué la tele y me fui a dormir.

Tengo una vida larga por delante,una vida de occidental con sus percentiles y controles médicos,y no quiero desaprovecharla en lamentaciones,porque aumentaré el gasto médico si me deprimo,así que mejor escribiré.

A veces echo de menos a Susan Sontag, a Oriana Fallaci,a Casavella,a cualquier tipo de psicopatía o neurosis ilustrada que ponga una nota de pensamiento en el mar de las chorradas,pero enseguida me arrepiento,me voy al baño,me tomo un quemagrasas mezclado con el té rojo y un par de rosquillas azucaradas y quizá un comprimido de valeriana con amapola para conciliar el sueño.

Hala,hasta mañana".

Apagó la luz,empujó la silla,volaron unas cuantas mariposas negras desde una lata vacía;

el mundo seguía derrumbándose sólo por un lado,creando un mar de harina sobre el que nadie podía dejar huellas ni caminos.

Y se durmió.







14 comentarios:

Tracy dijo...

Justamente hace una hora estaba pensando en ti y me preguntaba qué te pasaría que no publicabas. y ... mira que sorpresa...
Me alegro mucho.

Genín dijo...

Hola guapa, aquí, echándote mucho de menos...
Nunca he estado tan a punto como hoy de gritar al mundo que se parase que me quería bajar de una puta vez, de hecho grité y grité y grité, no me hizo ni puto caso el muy cabrón siguió su camino, yo el mio, a ver que voy a hacer... :(
Besos y salud

Salvador Navarro dijo...

Te escribo para decirte que te leo, porque tus textos no necesitan otra cosa que ser disfrutados

mariajesusparadela dijo...

Anteayer, leyendo, te eché de menos:
me han regalado un montón de libros por Reyes (por ti, no) y pensé: "ojalá se hubiese cumplido ya mi sueño y un libro de Reyes estuviese circulando con la fuerza de "El profesor" (porque su estilo me recordó el tuyo).
Desde el primer día que leí algo tuyo ví todo ese potencial que llevas pero escondes.
Me derrumbé pensando que no es posible, porque para llegar a escritor hay que escribir cada día. Y cuando hoy leí que escribirás una carta al día, me encantó, aunque no estoy segura de que lo cumplas.
Si yo fuese tu (que no lo soy) usaría este blog cada día, aunque solo fuese por alegrar el alma a los que te queremos.
Me apena pensar que moriré antes de ver tu absoluto éxito (me refiero al reconocimiento general, no el de los que ya te conocemos y disfrutamos).

Montserrat Sala dijo...

Hola amiga: Nunca conocí una autora como tú. Sabes decir los mismas cosas y sabes flagelarte, de mil maneras diferentes. Y esto no està al alcance de cualquier mortal. Tu lo sabes. Escribir una carta cada dia
te hará bien. Prueba y verás.
Sabes que te admiro.
Dos besos uno para tí y otro para Selene

Reyes dijo...

hola Tracy la verdad que hace mucho que ya no es lo mismo pero vuelvo ahora,un beso.

Reyes dijo...

Genín,me perdí tu brindis pero lo hago ahora,y un abrazo también,pal año nuevo.No podemos bajarnos del mundo ni del burro ni de nada.Hay que seguir.Besazos

Reyes dijo...

Salva,muchas gracias por pasar y por esas palabras.Yo también disfruto a mi manera y quisiera no abandonar más esta in-sana costumbre.Porque acabo agotadita.Beso grande

luzbelguerrero dijo...

Hoy he encontrado un poema magnífico que escribió Ud. hace un par de años; en mi archivo se llamaba: Monos, pero el título real era: Los poetas tristes. Por extrañar quizás su talento, o por rememorar los tiempos en que estaba vivo, hice memoria para recordar el nombre de su blog. Aquí estoy, y como otra comentarista más arriba, no me creo que vaya a escribir cada día. A nosotros nos da igual que su entusiasmo la traicione y prometa IMPOSIBLES. Estamos aquí porque nadie hace mejor de espejo de almas; nadie enlaza las palabras con tanta belleza y crudeza envaselinada; nadie se desnuda mejor ni más hondo, enseñando las tripas del alma envueltas en prosa ágil, honesta y profunda... y lo que es mejor, ¡GRATUITA!
Gracias Reyita, y hágale caso a María Jesús Paradela. Tiene un don para escribir, y aún sabiendo lo difícil que es publicar por cuenta de otros, creo que si lo intenta lo suficiente, alguien terminará viendo el negocio en ese strip tease espiritual con que nos encandila. BUenas noches.

luzbelguerrero dijo...

Y¡PLÍÑ!

Reyes dijo...

Maria Jesús, de aquí no sale nadie sin que yo lo diga,estás avisada.Tengo mucho que aprender pero gracias a este tipo de comentarios,que además van respaldados por este cariño personal,se hará realidad esta pulsión que para gente más disciplinada se convierte en oficio.
Ojú qué bonito lo que has dicho;las manos me huelen ya a masa.Un abrazo como la copa de un pino.

Reyes dijo...

Montserrat,cuánto tiempo,y qué amables tus palabras,me están dando ganas de volver al blog por la puerta grande o chica,pero sí que vuelvo,para escribir cartas sin sentido,anómalas apasionadas o sencillamente cutres pero aquí estamos otra vez.Un beso gordo.

Reyes dijo...

GRACIAS A TODOS POR ESTAR AHÍ.

Reyes dijo...

luZBEL DEFINTIVAMENTE HOY ES UN DÍA MÁGICO,APARECE USTED PARA COMPLETAR UNA JORNADA LLENA DE REVELACIONES Y proyectos al menos en mi mente estropaja ,en el día en que mis manitas vuelven a la vida Ud. también reanima el cajetín de un comentario tras siglos ausentes o al menos así me lo pareció.
Mándeme Ud. lo de los monos,que lo necesito para una recopilación,lo tengo todo perdido,oh maravilla.
Un abrazo de bienvenida eufórico también.

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...