domingo, 31 de octubre de 2010

Anticarta de amor


No importa cuánto tiempo hayas tardado en darte cuenta .
Puede ser que antes estuvieras ciego, o sobrado de energías para el mal del mundo, para rebelarte con las armas de los pequeños hombres:
(ser mujer tampoco facilita las cosas , porque si hay un sexo destinado a la etiqueta fácil , ése es el mío) .
Tenlo en cuenta.
Pero bueno , la ceguera nos vuelve a todos iguales.
Somos víctimas de nuestra educación , en mayor o menor medida ;
cuesta mucho no renegar de las debilidades , y en mi caso, llevo encima la herida castradora del miedo a ser, a sentir .
Me he pasado media vida entregada al miedo, la otra media ridiculizando mi deseo de integridad , qué cosas.
Me vendía la moto de que no deseaba ser amada ,porque el amor sólo trae desgracias.
Y vaya si me las trajo , pero bueno.
He aquí que moría por una caricia , un poco de interés, como cualquier chiquilla de patio de colegio , yo, la habladora, la brillante expresadora de emociones, la realista y dominante domadora de palabras.
Ahí fue donde te encontré, y me sentí transportada .
Qué bien que no me quisieras , me dije .
Qué suerte que me usaras como a una cosa buena, que me guardaras en tu cajón , que pudiera seguir siendo libre para mis experimentos sociales y amatorios.
Qué bien que me comieras como a un racimo de uvas , una por una todas mis cualidades , desgranadas como besos sin permiso ni horarios, qué dulce estar en tus brazos.
Qué bien ser operada así , haber dado con tu brillantez de cirujano, sin complicaciones ni platos sucios después de la comida.
Cómo engancha no saber cuándo te volveré a ver , me decía , para no sufrir.
Tener el deseo de inmortalizar las pequeñas mierdas de la vida , ése es mi arte ;
lo he disfrutado todo este tiempo, demasiado, hasta que el otro día , leyendo, leyendo, como siempre , me topé con una frase que me hizo pensar .
Una mujer decía de sí misma que el tiempo la había hecho interesante .
El tiempo y las mujeres , supuestamente , no se llevan bien , y sin embargo esta mujer decía que la madurez la había hecho más feliz que tener un culo respingón ,cuando lo tuvo.
Me reuní conmigo misma y pensé en la cantidad de ocurrencias que puedo tener en un rato de charla con un buen amigo , o amiga .
No hablo de los chascarrillos , que pueden resultar agotadores , sino de ideas, sí, esas pequeñas ideas que sobrevuelan y sazonan una conversación y alimentan el espíritu.
Y estuve de acuerdo con aquella mujer.
Y pensé en ti .
Cuántas veces te he comprado un jersey demasiado grande , y siempre me lo he llevado , decepcionada , como una cosa que has comprado por error y ya no puedes devolver; cuántas veces te he aburrido con mi generosidad ridícula , cuántas veces te habrás reído de mí a solas en tu cama , ocupando el uno por ciento de tus pensamientos con mi carita de geisha subnormal .
Esta tarde de otoño entiendo que no puedo seguir traicionándome .
El derroche de mis recursos es demasiado insultante , es un síntoma de cretinismo querer a alguien sólo para follar, y con esto me cargo la mitad de la literatura universal, jeje.
Lo cierto es que ya no me parece bien dejarme malgastar de ese modo, como tampoco está bien dejar el grifo abierto toda la mañana para llenar un dedal de agua .
No sé qué quiere decir , pero sé que no estaré más bajo ese grifo.
Igual por ahí empieza el cambio , el viaje hacia uno mismo; las pequeñas cosas absurdas que sabes que no te aportan nada pero sigues haciéndolas por amor, o por antiamor , o por aburrimiento .
Poco a poco , la mochila se aligera ;
con un poco de suerte , el amor volverá a ser amor , y las cartas sólo expresarán los deseos generosos como una lluvia valiente sobre una tierra cobarde.
No importa cuánto tarda uno en darse cuenta .
Esta tarde otoñal me amenaza un resfriado , creo que tengo fiebre , pero no me importa .
Debajo de la manta guardo todo lo que tengo , que ahora (ya ves) me parece mucho .
Y lo siento por ti si no te diste cuenta.


(En la foto, Cleo en el parque).

10 comentarios:

añil dijo...

Me dejas sin palabras. El texto me ha enganchado en la primera palabra.

Hablas de jerseys demasiado grandes y de pronto he pensado que a algunas personas todas las tallas le van grandes y a otras todas le caen como un guante, a tí por ejemplo.

Un beso, reina

mariajesusparadela dijo...

Pues yo también creo que la madurez es maravillosa. Creo que, para las mujeres es la edad en la que aprendemos a querernos, a aprovechar el tiempo viviendo el minuto, a gozar el ahora sin pasar la vida esperando.
Me alegro de que hayas llegado. Disfrútalo.

miedoslibres dijo...

muy muuuuy bueno! bien! sí! es a base de revoluciones íntimas como se logrará revolucionar lo que necesita ser revolucionado (esto es: todo).

Un abrazo desde la tierra de los perfectos!

Nómada planetario dijo...

Dejarse llevar solo por la entrepierna puede arrojarnos al vacío propio. Ser solo razonamiento nos puede transmutar en robots, es complejo el equilibrio.
Besos en una balanza.

Elvira dijo...

¡Bien por ti! Has apostado por valorarte a ti misma, esa es la mejor noticia. Y muy bien escrito.

Besos

Sila dijo...

Desde hace tiempo, ya, dejé de contar cada minuto del día a la espera de un segundo... dejé de desperdiciar el tiempo de espera, dejé de satisfacerme unos minutos para frustrarme después, por haber perdido días a cambio de esos minutos de satisfacción..
Ahora, ya ni me acuerdo de la necesidad de esos minutos y disfruto de mi libertad.. no hay nada peor que depender de unos minutos...

virgi dijo...

Mi niña linda y valiosa y valerosa.
Me cautivaste desde la primera vez que te leí y la cadena aún sigue enlazando los eslabones.
¡Qué bien escribes y cuánto me alegra leerte así, tan lúcida y con sentido del humor!
Un abrazo, grande. Enorme. Casi como tu corazón

Sue dijo...

Como siempre, magestuoso. Poco más se puede añadir.
Ah, sí.
Al amor no correspondido que le vayan dando.

Rodrigo D. Granados . dijo...

¡Qué maravilla querida!, es un soplo de aire fresco leerla. Me encanta su discurso, que es el mío pero con tetas; seguramente es por eso mi ahesión a ultranza... (y no hablo de pecho sino de discurso)
Es verdad que hay que ir soltando lastre; abandonar lo impuesto a base de leche tibia y coscorrones, para ser nosotros acorde a nuestras circunstancias; aprovechar esta magnífica conjunción de tener cuerpo, cerebro y ausencia de tonterías.
Estoy convencido de que sí se da cuenta; más entra en su forma de ser, estar de esa manera.

Enhorabuena por el subidón que dura como conejito de Duracell.

iris dijo...

Cuidate corazón... y sé feliz. Besos y un achuchón.

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??