viernes, 22 de junio de 2012

Adiós a los muebles del pasado

Adiós,mesillas de noche de madera,las que guardaban calcetines,muñecas pequeñas y medias mitades de bolas de plástico o huevos Kinder.Lápices y gomas y fotos sueltas,ésas que tienen vida propia y no dejan de reproducirse escapando de los álbumes de aquella época bíblica en la que todavía las fotos inútiles (como todas)no invisibilizaban nuestros recuerdos en la memoria de un ordenador;la época del papel,la llamamos hoy,que estamos en la era digital. Adiós a la cómoda que iba a juego,desdentada de pomos,perdidos en la batalla de muchas mudanzas,ésta sí que tuvo mis secretos entre sus tablas, propósitos escritos en año nuevo como quinielas caducadas que nunca llegaron a tocar,pero tampoco se comprobaron por falta de tiempo o de ganas. Debía rondar yo los veintipocos cuando compré aquellos muebles en un polígono industrial donde trabajaba,en la nave de al lado,y me los llevaron a la que era mi casa para firmar una página de vida nueva como los muebles,sólo me faltó el mono azul para pintar paredes y un cubo para aguar aquella ilusión intensa del miedo ante las responsabilidades. No sé si han sido quince,dieciséis años o más los que he ido cargando estas mesillas de un lado a otro,puesto que me esperaron en casa de mi madre mientras vivía en Tenerife,y las pude conservar. Ayer por la tarde subieron a una furgoneta blanca para llenar rincones de otra casa en un pueblo de Andalucía. Su vida será larga,seguro,como si fueran mascotas les busqué buen destino. En el hueco que han dejado tengo que pintar cosas muy diferentes a lo acontecido hasta ahora;espero que no se me dé mal. Buen fin de semana a todos.

13 comentarios:

Genín dijo...

Yo tengo tendencia a la madera, todo lo tendría de madera, de hecho, todas las paredes y techo del ranchito son de madera barnizadas con barniz transparente para que se vean las vetas de la madera que tanto me gustan, me cuesta mucho comprar algo que no sea de madera y claro, también me cuesta deshacerme de mis muebles de madera, pero en fin, es solo una anécdota, esos muebles tuyos a alguien le van a venir muy bien, seguro.
¡Feliz fin de semana pa ti también!
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

Es decir, tu nueva casa está amueblada...

Emilio Manuel dijo...

Seguro que, por lo que comentas, no son muebles de Ikea, muebles que con un meneo se descuajaringan.

Un abrazo

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Y un buen nuevo capítulo de tu vida,si es que a un cambio de domicilio se le puede considerar así.

Besos, suerte y rock & roll

Eastriver dijo...

Los objetos parece a veces que tienen vida propia. Para nosotros a veces la tienen. Porque significan un momento muy concreto de nuestra vida.

Araceli Esteves dijo...

Qué gusto desprenderse de antiguas pieles. Abre las ventanas a lo nuevo, querida Reyes.
Besos

Nieves dijo...

No hay nada como renovarse.

Me resulta entrañable que des tus muebles con esa nostalgia...
Tus muebles nuevos te están esperando en casa!!!

Que emocionante resulta esta mudanza por entregas!!!

Besitos :)

Francisco Espada dijo...

Dicen que es necesario abrir hueco para que entre el aire fresco, sacar lo viejo para que lo nuevo tenga oportunidad de abrirse paso. Te intuyo en esa etapa: ¡muebles a la calle, que vamos a encalar!
Muchas personas se aferran a las cosas: mi sillón, mi mesita... cuando todo es pasajero y lo importante está siempre en nuestro interior, tanto en la horas bajas como cuando estamos eufóricos. Las cosas son meros complementos por muchos años que hayan permanecido a nuestro lado; son las personas las que cuentan y a ti te veo y te deseo cumbre. ¡Como tú ninguna!
Un fuerte abrazo.

Montserrat Sala dijo...

Cuanto me alegro, de verte tan ilusionada, con el nuevo cambio que esta dando tu vida. no te importe ni perder una sabana, ni de tomar algo viejo e inútil, perque son las cosas que para bien o para mal, conforman tu vida y que han forjado tu nuevo caracter. ¿otra vez la madre superiora?. No puede ser, esto que la habia avisado que no volviera por aquíiiiiii !!!bbbrrrrr!

Tracy dijo...

No sé que es mejor si decirle adios a los muebles del pasado o al pasado en sí.
Suerte.

NáN dijo...

¿Te mudas de casa? ¿Cambias de muebles?

Que sea bueno!!!

Rodrigo D. Granados . dijo...

¿Verdad que da un poco de cosilla ver partir lo que fue nuestro?
Al final, uno se acostumbra; pero en ese momento, un pequeño cataclismo interno (que es de buen gusto disimular), te hace perder asidero.
Supongo que forma parte del entrenamiento para otras renuncias, legados y abandonos que tendremos que afrontar con el aire más digno posible.

Ampersand Libros dijo...

Ojú, se despista una un par de meses y todo el mundo se muda, hasta blogger, a una nueva versión 2.0. Espero que todo sea para mejor. Yoli

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??