domingo, 29 de diciembre de 2013

Feliz Año Nuevo

No sé cómo haré para ...convertir este invierno en una tabla de ejercicios.

Para levantarme cada mañana sabiendo que pocas cosas me darán placer inmediato,defecto éste esencial de nuestro tiempo en niños,jóvenes y gente que no crece,(ése es mi grupo).

Cómo podré convertir cada minuto que me falte de aire (el viernes vuelvo al trabajo,creo que me seguirán arrojando cacahuetes a través de los barrotes y tendré que sonreír con mi sonrisa de medio lado,mi luna huérfana de algunos dientes que se esconde como un queso dentro de mi alma agujereada).Pero aparte de esto,bien.

Más o menos lo de siempre.

A veces creo que estoy a punto de despelotarme en el buen sentido de la palabra,dejar aparcado todo lo que se pueda aparcar para entregarme a mi juego universal,el único,el favorito,la bebida afrodisíaca que me pone a tono conmigo misma y se bebe mi ego a través de las palabras.

En lugar de eso,madrugar para acometer tareas que entiendo estériles,cansear,arrumbar mis miles de ideas en un cajón amarillo y otro azul,parecer normal porque la verdad lo soy,nada de genialidades ni manías,si exceptuamos el deseo loco,antinatural e imposible según los percentiles,de vivir a mi santo capricho,con una bata de estrellas que me compré el otro día de los chinos que parezco la maga Merlina,unos cuantos folios o un teclado y a soñar,compadre,a soñar que para eso vine.

Necesito un buen psicólogo de los de fumar porros hechos con Fairy y polvo de tiza,que se siente a mi lado y me diga como en los libros de Coelho que no estoy loca,que mi cosa o lo que sea está más allá del horizonte y me repruebe cariñosamente diciendo que qué coño tengo que voy camino de los 45 y no he escrito nada o he escrito poco,en cualquier caso no he viajado apenas,que cierta gente ya sabe que viajar es como leer y leer es como escribir y al fin eso es la vida.

En lugar de eso,trabajar para nada,para hacer las pompas de jabón que necesito en mi tienda iglú que es la antecámara de las responsabilidades,en ese pequeño reino que todo el mundo integrado tiene a modo de palacio.

Racanear un cachito de tiempo mientras mando a mi familia adorada a pasear perras para quedarme a solas un ratico y escribir unas líneas,la fregona aparcada un momentito en doble fila en el tapajuntas de la puerta del baño.

Loa pues y bienvenida a la rutina que me alejará de este blog y de otros juguetes para mandarme de una patada al desierto de emociones que supone la vida cotidiana encapsulada en pequeños cajones llamados días.

Pero antes aún me queda una excursión etílica;un paréntesis que abriremos con la ilusión propia de estas fechas;el fin de un año y el comienzo de otro.


Un año nuevo a estrenar en el que,además de meterme a tope en unas actividades impuestas,quizá conseguiré meterme en el perolo de una vez y para siempre que no existe el verbo "ARRASCARSE". (Gracias,María Jesús).

Y más cositas;

adelgazar,esnifar prozac versión de luxe,o mierda de camello en su caso,apagar la tele a menudo,pensar en positivo,canear mis quejas y lloriqueos,disfrazar los miedos de bebés en pañales (de colores),pasar de las ideas sombrías y bailar con frecuencia,no con "más " frecuencia,digo con alguna frecuencia,porque no lo hago nunca y creo que por eso se puede llegar a envejecer más rápidamente que creyendo todo lo que uno lee,oye o ve.

Resumiendo,queridos.

Que os deseo,antes de volver a mi cueva y mientras nubes de mosquitos se me aparecen como neuronas agónicas,un 2014 repleto de buenas sensaciones.

Y de Amor,mucho amor, porque está más rico que el jamón de jabugo y también paciencia para sobrellevar todo lo que no podemos cambiar,al menos de momento.

Hasta pronto.

(la de la foto soy yo en la plaza Nueva de Sevilla,he recuperado dos kilos).

sábado, 28 de diciembre de 2013

Absolución

Qué importa si alguna vez fuimos pobres de espíritu.

Qué importa si una vez fuimos muñecos demadejados a las puertas de la ilusión, mendigos de amor entre las piernas de cosacos rubios o morenazas altivas, qué importa si nuestro corazón nos traicionó sirviendo de bufón en vez de linterna; qué importa aquella vez que creímos que algo era definitivo,o cuando acometimos la empresa de ser mejores sin conseguirlo,o cuando rompimos con los dientes los hilos que ataban nuestra cometa en la playa y la vimos desaparecer a conciencia.

Cuando llegué a la isla en 2003,me dejé recoger por un saharaui en un coche que iba hacia el sur:hablamos sin pretensiones,era un tipo optimista y sencillo que no daba problemas ni los tenía con la vida;en su aparato de radio sonaba la canción "Vuela muy alto",cuya letra aplicaría no más de un año y medio después a mi propia historia,dejando volar a quien por aquel entonces masticaba conmigo una especie de vínculo que no tardó en desaparecer,aunque en su lugar floreció otro más grande y poderoso,una flor grande de desierto que aguanta todas las sequías.

Era aquél un día azul que no he olvidado;cuando llegué a mi destino,pensé que la situación no me había parecido ni ridícula ni extraña y mucho menos peligrosa, a lo mejor porque no pensé ni esperé ni me decepcioné.

Sólo fluí,(espero que el pasado sea correcto)por mera supervivencia;ojalá lo hubiera conseguido más veces,me hubiera ahorrado muchas lágrimas tontas.

Como cuando,enamorada y enferma de monogamia,Cornelia se entregaba a alguien cuya fantasía era regalarle un trío,(que no digo que esté mal,siempre que sea de dos tíos con la menda,decía ella),pero es que además no era el momento;
porque ella estaba enamorada y con una polla y la personita a ella adosada le bastaba y sobraba para calentar muchos colacaos y pasar muchas páginas de album de fotos,un rollo,vamos.

Pero bueno,y qué;
son esos momentos e historias en los que no fluyes,sólo sufres.

Sólo cuando el toro ha pasado te das cuenta de que nada fue tan importante;
el roce de las pieles tenía un sabor a corrosión premuerte,y cada máscara que nos pusimos frente al espejo por la mañana nos alejaba más de nosotras mismas;
un precio demasiado alto,porque sólo lo que te hace crecer te sirve.

Así que,mandamiento número uno para personas guapas;sé tú.

Con tus flequillos y manías y esa forma de rascarte la espalda mientras bostezas;sujetando la taza de café o quedándote embobado delante de la ventana,preguntándote por enésima vez qué carajo estás haciendo con tu vida;lanzándote a continuación sin paracaídas encima de ese número de teléfono como quien vuelve a jugar a la lotería a pesar de que no le ha tocado nunca.

Y por qué no:
dime;
por qué vamos a perder la esperanza,por qué castigarse eternamente;
quién ha dicho que no podemos,de una buena vez y para siempre,perdonarnos todo lo que salió mal.

Es con esas cenizas con las que construiremos la casa nueva,y esto,más que una frase hecha,es una certeza bastante simple.





miércoles, 25 de diciembre de 2013

Lírica huérfana

Anoche,en familia y al calor del brasero,mientras fuera arreciaba la ciclogenética nochebuena,nos dedicamos a ver vídeos de la movida.

No sabíamos que Germán Coppini ya no estaba entre nosotros cuando,entre la nostalgia más intensa y la exaltación de sentimientos que siempre aportan los gin tonics,chupitos post-cena y otras chucherías,canturreábamos de madrugada la "Cena recalentada".

Yo fui más de fiesta de los maniquíes,lírica atravesando decadencias,coleccionista de moscas,de no mirar a los ojos de la gente,yo fui más del misticismo posterior que vendían su voz y su mirada seria.

La primera vez que oí hablar de él fue por la que entonces era una casi amiga del colegio,la graciosa E.,cargada de estilo como una pequeña Bjork en el paisaje escolapio y a la que casi conseguí hacer amiga mía a base de paciencia y lugares comunes en una época de descubrimiento musical.

Luego,aparte de tener un guardapolvo negro como muchos otros,y zambullirme a golpe de videoclip en la música inglesa,y escribir poemas para recitar en acantilados que jamás visité,no hice mucho más.

Yo nunca he sido especialmente original en nada,cuando el tiempo pasa y la marea deja los restos de los que sí son geniales me doy cuenta;percibir es como vivir,la creación de unos se convierte en el oxígeno de muchos otros, y poco más.

Aun así,la triste elegancia de morir en Nochebuena me resultó hoy más una estrofa de canción suya que una mala noticia,tan reciente lo tenía por el buen rato de la papa doméstica de anoche.

Mis viejos tiempos cada vez son más viejos,y ya no los quiero para nada.Pero los sigo amando con todo mi corazón,al igual que las canciones que fueron mi poesía,mi mundo raro,mi cuarto de estudio.

Descanse en paz.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Feliz Navidad


Tremendos regalos los que me está dejando esta Navidad,muchos sin pensar,otros premeditados con amorosa alevosía.

El pasado lunes,día Andaluz de la lectura,recibí una invitación de Fb por parte de la enorme poeta (y,considero,amiga) Lola Almeyda,que junto con Lola Crespo y otros artistas,crearon un maravilloso Cadáver Exquisito en la biblioteca de mi barrio.

Participé leyendo un poema de Lola,momento que recoge la foto,así como en preparar tres versos improvisados que formaron parte de ese cadáver que jamás se pudrirá;cuando salí de jugar ese ratito,me sentí renovada.

Hacía mucho que no iba a ningún sitio y me alegró ver tanta gente joven y carismática reunida en torno a los libros,es como saber que a poco que alguien me provoque me atrevo a jugar,y eso es bueno.

No me he muerto,la llama sigue aquí, a pesar de los madrugones y lo que yo llamo exceso de responsabilidades ,que no es más que una vida normal y corriente.

Por otra parte anoche cumplí un viejo sueño;

una vez que el circo del Sol vino a Sevilla hace algunos años,yo estaba pasando una racha pobre y amargada,no pude verlo.

Pero anoche estuve.

Estuvimos.

Y la magia me entró por los ojos en forma de música,duendes,muñecos vivos,fantasmas de sueños que todos hemos tenido,guardianes de mundos oscuros,criaturas escapadas del cuarto de los juguetes de un niño artista que murió de viejo,obsesiones y esclavitudes.

Ojalá la palabra "circo" siempre significara esto.

No entiendo mucho de arte pero por momentos aquello era un museo en movimiento,donde las sugerencias invadían mi mente a tal velocidad que no podía digerirlas.

Cuerpos al servicio del arte,le dije a mi hija.Pero también mentes.

Una enorme maquinaria donde todo está pensado y cosido a los retales de un mundo onírico que no podré olvidar,por más internauta empachada que yo sea,por más que el espectador de la fila de atrás dijera muy cínico que esperaba otra cosa,aunque el de mi lado estaba tan entusiasmado como yo.

Y mi hija se fue a la cama para recordar lo que había visto,me dijo;imágenes y melodías para no olvidar que la puerta del arte es la salida de emergencia que siempre tendremos los seres humanos.

La que nos salva de tantas miserias.

(Aquí os dejo la lista de reproducción del soundtrack por si queréis adornar los próximos días de peces y campanas,recomiendo "Innocence beautiful voices" y el tema inicial).

Que lo paséis muy bien.




lunes, 16 de diciembre de 2013

Desgraciados


Baja la luna como una oveja clara,con su blanco abrazo, y yo camino por la tierra fría del descampado mientras las perras corretean y la niña habla sin parar;a lo lejos,la Giralda parece un lápiz dorado con el que volvemos a escribir miseria y dolor en las páginas negras de los malos sueños.

Pero no,pienso;hay charcos de lágrimas por todas partes,pero también hay consumismo y las calles se vienen abajo de alegres tumultos familieros y turistas.

Un mundo como un libro abierto por páginas de todo tipo,o mejor dicho,de diferentes textos según quién lo cuenta;en una de ellas,hay un sueño pésimo de miseria que es el que ahora queremos ver en la noticia de la familia muerta,intoxicada por comida caducada.

Cada guerra tiene sus mártires,la de ahora ya forma un ejército de suicidas y muertos de hambre que aún no provoca trincheras ni barricadas:el sábado estuve a través de un día muy largo atravesando una ciudad atestada(empetá)y sobraban luces,monedas,artistas callejeros,escaparates.

Llevé a mi niña a ver luces,porque todos los españoles de buena fe,más pobres o más ricos, hemos tenido nuestras navidades en la infancia, espumillón y baltasares con la cara negra mal pintada pero sobrados de ilusión,cosa que no se puede quitar a los niños,(por qué carajo no lo ven los gobernantes,me pregunto;los llamados poderes fácticos;las garantías sociales;la PMCPI,(Puta Madre que parió a la Cabra de la Protección a la Infancia)nuevo organismo que debería financiar la Junta con la misma fe con la que promueve formaciones en el hueco pecho de los sindicatos corruptos).

Pero tranquilos,no nací ayer,yo he visto niños rondando por la SE30 en horario escolar cuando iba a trabajar con el coche,no me escandalizo,sin olvidar que no hace tanto que éramos pobres de solemnidad desde el nacimiento hasta la tumba y los niños hacían lo que podían,esto es,crecer como buenamente podían para llegar a ser viejos pobres con la medalla de una pensión.


No sé a qué viene tanto golpe de pecho con la pérdida del estado del bienestar,cuando todavía lo que no nos hemos quitado es el miedo del cuerpo,el recuerdo de aquellos pobres que éramos,los que tenían casas tan humildes que en ellas nunca se quedaba mucho tiempo la alegría.

Ayer yo vi colas para comprar cosas,incluidas las basuras comestibles tipo hamburguesa,para ver belenes,y papás noeles reventados por las costuras agitando campanillas que sonaban a advertencia, y me juego lo que queráis a que habrá llenazos en los pases de los mappings que el ayuntamiento de Sevilla ha anunciado alegremente.

Necesitamos respirar cosas increíbles,coloreadas,que cuesten dinero,que prometan ese mundo rico que tardamos tantos años en merecer.
Para qué pensar cuando podemos vivir.

Y sin embargo también ayer por la tarde,mientras yo veía piragüismo en el Guadalquivir,me cruzaba con niños pijos y perros y gente haciendo deporte,y más tarde asistía al llenazo en las calles y me volvía rosa de campanitas entre adoquines bulliciosos, un pobre diablo,el Tuerca,de Alcalá según he leído,moría en un hospital envenenado por pescado tóxico, él y su mujer de 50 años,y una niña de 14 que burlaba la miseria como podía,a lo mejor sin percibirla,a lo mejor siguiendo la ley natural de los niños de resistir lo que les toca sin quejarse.

Un salario social esperaban desde Octubre,una mierda como un castillo para los desgraciados que pagan los patos de cada granja arrasada,a través de todas las épocas,para volver locos de pena o falsedad a los retratistas de cuadros negros como Goya.

Como personajes orgullosos de un cuento triste,ellos hicieron su hatillo de desesperación y se marcharon entre vómitos de este mundo que nada les dio,a pesar de los discursos y las garantías de los bienpensantes.

Supongo que han dejado a la niña superviviente bien atendida ahora,en manos de la sociedad democrática y los servicios sociales.
Una gran suerte,como cuando en la India te sacan un ojo para que puedas mendigar.

Esta noche fría de luna mansa como una oveja,me pareció que bajaban,en dirección a Sevilla,unos cuantos desgraciados cargados con fardos,apretados con paquetes de ropa y comida,muertos como muerto estaba Dustin Hoffman en el autobús cuando llegó a su soñada Florida;caminan despacio, no saben que murieron ,aún desconcertados,dejando atrás todo lo conocido,y les extraña,eso sí,que ya no tienen hambre.

Qué alivio.




miércoles, 11 de diciembre de 2013

Simply asqueroso

Dice la charcutera del Polvillo, a las ocho de la tarde,cuando entro a la tienda y me pongo a mirar el chorizo (por supuesto encargado,para mí no)y los pollos rellenos;
"Cariño,no te puedo cortar fiambre,acabo de darle el líquido a la máquina".
...
Entonces pienso que no hay nada más asqueroso que la palabra "cariño" cuando se dice en falso.

domingo, 1 de diciembre de 2013

Algunos domingos

Algunos domingos son para quedarse en casa,mirando el viento mover la hojas ateridas,y aunque se pueda sentir nostalgia de todo,incluyendo las voces de la gente en la calle,acurrucar un poco al ala sobre el nido,tocarse la dureza de la piel maltratada y sentir que el invierno siempre siempre siempre es un descanso que prepara la dulce primavera;ahora no hay bichos sólo amor calor mantitas cielo azul cortado a frío cuchillo para mayor pureza del paisaje.
La vida como una fuente que mana sin cesar incluso cuanto todo parece quieto,congelado,inútil.

Verdades

Hay ateos bañándose en la sangre de Dios y creyentes que ya están en el infierno. Sé por qué beben tanto los poetas es porque no saben qu...